LA CLAVE ESTÁ EN LA LENGUA

Investigadores de EEUU descubren de qué zona debemos adelgazar para dormir mejor

“Este estudio muestra que reducir el exceso de grasa en general puede reducir el tamaño de la lengua”

Investigadores de EEUU descubren de qué zona debemos adelgazar para dormir mejor

Lo que hacemos mientras dormimos, es tan (o más) importante como el acto de conciliar el sueño. La calidad del tiempo que dedicamos a descansar es directamente proporcional a la salud de la que gozamos, por lo que es fundamental que este sea reparador.

En este punto intervienen diversos factores entre los que destaca una adecuada respiración que, en muchas ocasiones, no se desempeña correctamente. Es aquí cuando se desencadena lo que conocemos como ‘apnea del sueño’, un trastorno que, por desgracia, es muy habitual en la sociedad de hoy en día (se dice que afecta a mil millones de personas a nivel mundial). Se trata de una alteración en la inhalación que llega a hacerse de modo superficial e, incluso, a detenerse.

Investigadores de la Facultad de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania (EEUU) han hallado un posible progreso en esta cuestión: las mejorías en las señales de la apnea obstructiva del sueño podrían estar vínculadas con la rebaja de sebo en la lengua. Mediante imágenes de resonancia magnética, han contemplado cómo reduciendo la grasa de la lengua en 67 pacientes obesos (que suelen tener lenguas más grandes), la gravedad de la ‘apnea del sueño’ se rebajaba en un 31%:

«La mayoría de los médicos, e incluso los expertos en el mundo de la apnea del sueño, no se han centrado típicamente en la grasa en la lengua para tratar la apnea del sueño. Ahora que sabemos que la grasa de la lengua es un factor de riesgo y que la apnea del sueño mejora cuando se reduce la grasa en este lugar, por lo que hemos establecido un objetivo terapéutico único que nunca antes habíamos tenido», afirman los científicos, cuyos resultados han sido difundidos por el American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine.

El Dr. Richard Schwab ha concluído que:

“La pregunta entonces era, si reduces la grasa en tu lengua, ¿eso mejora tu apnea del sueño? Y la respuesta de nuestro trabajo es ‘sí’”.

Y ¿cómo podemos minimizar el tamaño de una lengua?; pues bien, ni más ni menos que perdiendo grasa corporal a nivel global:

“Este estudio muestra que reducir el exceso de grasa en general puede reducir el tamaño de la lengua”, señaló el Dr. Raj Dasgupta, especialista en sueño de Keck Medicine de la Universidad del Sur de California.

El nuevo objetivo terapéutico para mejorar la apnea del sueño es, ahora, centrar la atención en la grasa de la lengua:

«Los estudios futuros podrían diseñarse para explorar si ciertas dietas bajas en grasa son mejores que otras para reducir la grasa de la lengua y si las terapias para el resfriado, como las que se usan para reducir la grasa del estómago, podrían aplicarse para reducir la grasa de la lengua», han revelado los investigadores.

Autor

Carla Calvo

Periodista y Comunicadora Audiovisual por la URJC. Redactora de lifestyle, corazón y eventos en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído