Las gafas premontadas, una elección con graves consecuencias visuales

Las gafas premontadas, una elección con graves consecuencias visuales

A pesar de que hace años que los expertos en oftalmología lanzaron la voz de alerta, cierto sector de la población continúa recurriendo a las gafas premontadas que se venden en farmacias e incluso en supermercados para paliar sus problemas de vista cansada o presbicia. Una opción barata que, sin embargo, puede ocasionarnos alteraciones como lagrimeo, cefaleas y vértigos.

En este sentido, según datos del Colegio Oficial de Ópticos-Optometristas de Andalucía (COOOA), solo en esta región alrededor de 900.000 personas emplean gafas premontadas para solucionar sus problemas de presbicia.

No en vano, según las estimaciones, un 98 % de la población mayor de 65 años presenta vista cansada. Un problema que suele hacer su irrupción a partir de los 45 años y va progresando poco a poco.

¿Qué es la presbicia?

A pesar de que estamos hartos de oír hablar de ella, es posible que no sepas que estamos ante un problema que se explica por el propio envejecimiento del cristalino (la lente natural del ojo) que va perdiendo su capacidad de enfoque por el paso del tiempo. Así, es común que necesitemos estirar el brazo para poder, por ejemplo, leer las etiquetas de los productos o simplemente consultar los mensajes el móvil.

El peligro de las premontadas

Pero, como decíamos, el recurso a las gafas premontadas aunque es una solución fácil y barata, no es inocua. En 2012 el presidente del Consejo General de Colegios de Ópticos-Optometristas, Juan Carlos Martínez Moral, ya nos puso en alerta sobre ellas. El peligro de estas gafas radica en que se fabrican de forma estandarizada sin tener en cuenta las peculiaridades de cada ojo. Así, suelen presentar una distancia interpupilar y una graduación que solo coincide en un 5 % de los casos.

Consecuencias del uso de las gafas premontadas

Por lo tanto, su utilización puede acarrearnos problemas, sobre todo si hacemos un uso continuado de ellas A continuación, te desglosamos unos cuantos inconvenientes:

  • Desarrollo o aumento de patologías visuales ya que hay un nulo control de la visión por parte de los profesionales,
  • Cansancio y un escaso rendimiento visual e incluso laboral motivado por la baja calidad de la vista.
  • Merma de la visión en uno de los ojos.
  • Posibles problemas de adaptación a gafas progresivas.
  • Incremento de la presbicia y otras alteraciones visuales.

En suma, debemos saber que únicamente en los establecimientos especializados como ópticas y centros de oftalmología podrán ayudarnos a resolver nuestro problema de vista cansada.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído