Un empleado reconoce a Periodista Digital los motivos que podrían estar detrás de la ola de casos en las residencias de la tercera edad

Trabajador de una residencia: «Hicimos mal el aislamiento, comían y se entretenían juntos pese al coronavirus»

Trabajador de una residencia: "Hicimos mal el aislamiento, comían y se entretenían juntos pese al coronavirus"
Residencia de mayores PD

Las residencias de mayores se han transformado en uno de los grandes retos de la lucha contra el coronavirus. Ante el elevado número de contagiados y fallecidos en instituciones conformadas mayoritariamente por ciudadanos de alto riesgo, el gobierno ha tomado la decisión de ceder a las comunidades autónomas la gestión de las residencias privadas y de enviar a la Unidad Militar de Emergencia para garantizar el control del COVID-19.

Unas medidas de urgencia que se podrían haber evitado de haber realizado bien todo el proceso de aislamiento durante los primeros días del estado de emergencia. Al menos, así lo cree Víctor (nombre ficticio), un trabajador de una residencia que reconoce a Periodista Digital dónde se cometieron los “fallos garrafales”.

“Los controles se centraron, inicialmente, en limitar el número de visitas. En reducir toda opción de contagio desde el exterior. Al mismo tiempo, se solicitaba a los residentes que pasaran el mayor tiempo aislados en sus habitaciones, pero había momentos donde todos coincidían, tuvieran o no síntomas del coronavirus”, explica. En este sentido, considera que fueron en estas actividades donde se pudo propagar la enfermedad entre la mayor parte de los residentes.

En concreto, indica que “en la hora de la comida coinciden todos en el comedor. En este momento resulta imposible mantener el metro de distancia entre cada uno de ellos. Para nosotros juntarles era la única opción, ya que muchos de ellos requieren de ayuda y no hay personal suficiente para atenderles individualmente en sus habitaciones”. Una situación similar ocurría durante los momentos de entretenimiento, donde realizaban sus actividades recreativas en compañía de los demás residentes.

La falta de personal para el número de residentes se ha agravado ante la crisis sanitaria. Una medida que ha obligado a la vicepresidencia de Derechos Sociales y Agenda 2030 ha tomar medidas improvisadas. Por ejemplo, la ‘cartera’ de Pablo Iglesias ha acordado la flexibilización en las exigencias para contratar trabajadores.

En este sentido, podrán hacerlo cuando se acredite que no hay demandantes de empleo con las titulaciones requeridas, tanto para residencias como para ayuda a domicilio o un centro social, y además, podrán realizar estas tareas quienes tengan experiencia en cuidados, aunque no tengan titulación, y se sometan a una formación práctica de las entidades o empresas que suministren el servicio.

Para Víctor, “se tomaron todas las medidas que estaban entre nuestras manos desde el primer momento, pero hicimos mal el aislamiento, comían y se entretenían juntos pese al coronavirus”. Una situación que no descarta “que haya ocurrido en otras residencias, ya que tienen un sistema similar de trabajo”.

Cifras preocupantes

En España ya han fallecido 2.182 personas a causa del coronavirus y el número de contagios se ha disparado hasta los 33.000, según los últimos datos del Ministerio de Sanidad.

Las mismas fuentes apuntan a que, actualmente, este lunes 23 de marzo de 2020, hay 2.355 personas en la UCI y 3.355 han recibido el alta.

Fernando Simón, experto del Comité Técnico para la crisis del coronavirus, comentaba en rueda de prensa desde el Palacio de la Moncloa este 23 de marzo de 2020:

«Parece que se va suavizando el número de casos que se notifican cada día, pero no tenemos certeza de haber llegado al pico»

«No tenemos certeza de haber llegado al pico porque hay  un retraso entre que una persona de lo autodetecta y luego se le diagnostica. Estos incrementos son suavizados pero hay que ser precavidos. El impacto de la enfermedad se refleja en la carga hospitalaria unos cinco días más tarde.

El pico se llegará a lo largo de esta semana y no implica tener controlado el problema, sino que tendremos que redoblar esfuerzos. Nuestra mejor medida nueva no es añadir otras, es conseguir que las que tenemos se implementen bien.» 

«Nuestro país no es China. Están afectadas todas las comunidades. No podemos aislarnos del resto del mundo. En China se aisló una sola provincia, sin que el país tuviera un deterioro completo de su tejido económico y social»

Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído