El prestigioso cirujano alertó sobre la peligrosidad del virus 45 días antes de que se decretara el estado de alarma

Cavadas, acusado de propagar bulos, lo clavó cuando Simón y el Gobierno Sánchez decía que no habría en España muertos por coronavirus

El Gobierno socialcomunista, sus medios de comunicación afines, toda la 'Brunete Pedrete' e incluso médicos cargaron contra el cirujano Cavadas cuando alertó de la pandemia mientras el Sánchez, Iglesias, Calvo y sus 'expertos' descartaba su propagación en España

El doctor Pedro Cavadas lo podía haber dicho más alto, pero no más claro.

Basta ver el vídeo que acompaña esta nota y que le valió al prestigioso cirujano que el Gobierno socialcomunista, sus medios de comunicación afines e incluso médicos cargaran despectivamente contra él, cuando alertó de la pandemia mientras  Sánchez, Iglesias, Calvo y sus ‘expertos‘ descartaba su propagación en España y empujaban a la gente a acudir en masa a las manifestaciones feministas del 8M:

“Por simple evolución biológica el ser humano tiene que sufrir en las próximas décadas una pandemia que diezme la población. Ha ocurrido en todas las especies desde hace cientos de millones de años y el ser humano no va a ser distinto. Eso va a suceder”. 

“Es un virus que se contagia fácilmente, que es muy invasivo. Cuando en China, que no es el país más transparente del mundo, aparentan transparencia desde el minuto 1 me da que pensar. Me preocupa”. 

Era 30 de enero de 2020. Faltaban 45 días para que el Gobierno Sánchez y tras el consejo de su equipo de especialistas, liderado por el epidemiólogo Fernando Simón, decretara el estado de alarma.

El galeno valenciano, al ser preguntado por el Covid-19, que entonces tenía su único foco conocido en China, auguró que «por simple evolución biológica el ser humano tiene que sufrir una pandemia que diezme la población».

El doctor Cavadas aclaraba que no era especialista en epidemiología, pero apelaba a los conocimientos adquiridos cuando estudió la carrera de Medicina para sustentar su tesis.

Un pronóstico por el que fue inmediatamente acusado por los medios de comunicación de la ‘Brunete Pedrete’ de «alarmista» y de «transmitir desconfianza a la población sobre la labor de la Organización Mundial de la Salud (OMS)».

Alguno periodista ‘oficial’, con notable desvergüenza, aseguró que Cavadas solo buscaba ‘popularidad y morbo‘.

Dos meses y medio después, su sombrío vaticinio se ha cumplido y en España hay más de 20.000 muertos ‘oficialmente‘, lo que convierte a nuestro país en líder funerario mundial, con más fallecidos por millón de habitantes que cualquier otra nación del Planeta Tierra.

Como explica Alberto Caparrós en ‘ABC‘ este 20 de abril de 2020, el vídeo que damos arriba, con las declaraciones del cirujano en el programa Espejo Público, se difundió por como la pólvora por Twitter, Telegram y WhatsApp.

El 1 de febrero, apenas un día después del aviso del cirujano, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, afirmó que «parece que la epidemia tiene posibilidades de comenzar a remitir pronto».

Cavadas había advertido que China había confinado a una población equivalente a la española, lo que a su juicio daba señales de la gravedad del coronavirus.

«Si las autoridades del gigante asiático reconocen un número de muertos y de contagiados no hace falta ser muy listo para pensar que hay como diez o cien veces más».

Veinticuatro horas más tarde, Simón afirmaba rotundo: «no esperamos que en España se produzca más que algún caso importado».

El vaticino de Simón, portavoz oficial del Gobierno en la crisis sanitaria, ha resultado fallido, un ‘bulo’ en toda regla.

Pese a ello, esta semana, a través del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), el Ejecutivo ha abierto la puerta al debate sobre el control de los medios de comunicación.

En su último barómetro, el CIS del socialista Tezanos mete en el mismo saco a periodistas y contenidos que se viralizan en redes y pregunta:

«¿Cree usted que en estos momentos habría que prohibir la difusión de bulos e informaciones engañosas y poco fundamentadas por las redes y los medios de comunicación social, remitiendo toda la información sobre la pandemia a fuentes oficiales, o cree que hay que mantener libertad total para la difusión de noticias e informaciones?».

El 66,7 por ciento apoyan «restringir y controlar las informaciones, estableciendo solo una fuente oficial de información», frente al 30,8 por ciento que censuran cualquier tipo de restricción.

En el caso de Cavadas, la información fue buena: alertó del riesgo del Covid-19 y las cifras le han dado la razón.

En cambio, la del Gobierno, verbalizaba una día después de la entrevista al cirujano, falló por completo.

Al respecto, un vistazo a la hemeroteca permite comprobar las críticas demoledoras a Cavadas mientras se daba por buena la versión oficial del Gobierno.

Mientras muchos medios de comunicación españoles, daban cuenta sin mayores apostillas de las declaraciones del cirujano sobre sus dudas sobre la información que estaba difundiendo China, otros como El País le dedicaban reportajes como el titulado «Los bulos del coronavirus, un peligroso brote de confusión y desconfianza».

En aquella información, ilustrada con una foto del cirujano, Carolina Moreno, catedrática de Periodismo de la Universitat de València a la que se presentaba como «experta en desinformación científica y sanitaria» sostenía que la del cirujano «es una opinión, pero la gente no la toma como una opinión más porque es un médico muy respetado, y no ayuda a reforzar la confianza en las autoridades, tan necesaria en estos casos».

En la misma línea se expresaba en aquel artículo el coordinador de la iniciativa #SaludSinBulos, Carlos Mateos, quien sentenciaba que «si alguien tiene que dudar de la opacidad de China, que es la semilla perfecta para la desinformación, que sean expertos, trabajadores sobre el terreno o la propia OMS».

El propio Mateos, en un reportaje de la Agencia EFE fechado a finales de febrero, situaba las declaraciones del doctor Cavadas entre los «bulos más recurrentes del coronavirus» y las ponía al nivel de «la relación entre el virus y los paquetes procedentes de China (principalmente Aliexpress) y los supuestos remedios para combatir esta infección».

Un vistazo a la hemeroteca de finales de enero y principios de febrero constata que las críticas a Cavadas llegaron también por parte de algunos de sus compañeros de profesión y de medios como Redacción Médica, que llegó a titular «Meter miedo mola».

Con los vaticinios cumplidos, Cavadas ha declinado volver a valorar en público la crisis sanitaria del coronavirus a pesar de haber recibido ofrecimientos como el de Íker Jiménez, quien desveló que el cirujano valenciano ha optado por el silencio.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído