PERE GODOY, MÁXIMO RESPONSABLE DE LA SOCIEDAD DE EPIDEMIOLOGÍA

El presidente de los epidemiólogos descalifica el plan de Sánchez para controlar el Covid-19 en los aeropuertos

"Los controles de temperatura en los aeropuertos y otros lugares tienen una eficacia muy dudosa, hemos de reconocerlo"

El presidente de los epidemiólogos descalifica el plan de Sánchez para controlar el Covid-19 en los aeropuertos
Pere Godoy.

Es para echarse a temblar, pero también es preferible conocer la verdad a arriesgarse y acabar con el coronavirus como ‘compañero de viaje’.

Pere Godoy, presidente de la Sociedad de Epidemiología, no pinta un panorama alentador este 25 de junio de 2020 en una entrevista al diario ABC.

Este experto pone las cartas sobre la mesa y, al margen de que cree que muchos más ciudadanos de los previstos pasarán la enfermedad del Covid-19, cree insuficiente el plan de control de la pandemia impulsado por Pedro Sánchez en infraestructuras tan sensibles como los aeropuertos:

Sobre los cerca de 15 brotes que han surgido desde que el 21 de junio de 2020 se diera por finalizado el estado de alarma precisa que era algo esperado:

Me preocupa, pero era una crisis anunciada. El estudio de seroprevalencia que tiene en marcha el Instituto de Salud Carlos III indica que el 95 por ciento de la población española somos candidatos a pasar la enfermedad y también sabemos que existe una transmisión en todos los territorios y todas las comunidades. Era previsible, sobre todo con el retorno de la actividad económico. En muchas empresas resulta difícil garantizar las distancias en puntos críticos como los vestuarios o los comedores colectivos.

Alerta de que los brotes que han surgido pueden ser una mera anécdota con la previsión que su asociación maneja:

Los brotes que estamos viendo son solo la punta del iceberg. En Epidemiología sabemos que si hay brotes en residencias, empresas…, hay transmisión en otros ámbitos. Hemos de ser conscientes de que si se permitieran concentraciones masivas en estadios de fútbol o mítines políticos podría aumentar la velocidad de transmisión y colapsar el sistema sanitario. Ahora sí tenemos la experiencia empírica de que es un virus capaz de sobrevivir en verano.

Asegura que la mascarilla es insuficiente y además plantea que es imposible que se pueda estar ocho horas en una empresa con la mascarilla:

Es clave mantener la distancia física. En mi opinión, la mascarilla puede dar una falsa sensación de seguridad. Utilizarla de forma adecuada es complicado. No debemos confiar toda la prevención en el uso de mascarillas. Pienso en trabajadores que se ven obligados a utilizarla en jornadas de ocho horas para sustituir la distancia social. Esto no es correcto y se tendrá que revisar. Corremos el riesgo de tener brotes de forma continuada en empresas con un volumen importante de trabajadores. Como decía, garantizar la distancia física es clave. Los servicios de medicina preventiva de las empresas hasta ahora se han involucrado poco. En caso de sospecha, las empresas deberán hacer pruebas masivas para detectar casos asintomáticos y poder cortar las cadenas de transmisión. Los casos positivos deberían aislarse en sus domicilios durante 10 días y sus contactos 14.

No se atreve a decir si se ha corrido más de la cuenta en la desescalada, pero sí apunta que ahora mismo se está transitando sobre un terreno desconocido:

Es difícil decirlo. No hay evidencia científica que nos permitiera saber cuál era el mejor momento para reanudar la actividad económica. Hemos de reconocer que estamos en terreno desconocido. El riesgo es importante. Ya lo estamos comprobando.

Entiende que brotes como los de Aragón pueden no ser sustos puntuales y que se reproduzcan en otros puntos de España:

Mire lo que está ocurriendo en Aragón. Debemos interpretarlo como una señal de lo que puede ocurrir en otros sitios si no somos cuidadosos y aumenta la velocidad de transmisión del virus. Es una enfermedad muy difícil de controlar porque el 30 por ciento de los casos son asintomáticos y escapan a la detección del sistema sanitario. El aislamiento de los casos y la cuarentena no son suficientes. Esto que está ocurriendo en Aragón puede ocurrir en otros sitios y volver atrás puede ser bastante doloroso.

Y remacha asegurando que no bastan los controles de temperatura en los aeropuertos, que no son fiables:

Los controles de temperatura tienen una eficacia muy dudosa, hemos de reconocerlo. Pero la realización de test de detección a los turistas que llegan es muy complicado y estas pruebas tienen una utilidad muy limitada. Pueden darte una información errónea. Con lo que sabemos ahora, tampoco creo que se deba pedir un pasaporte de inmunidad.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído