REMEDIOS CASEROS

Cómo puedes quitarte el sarro de los dientes sin gastarte una pasta en el dentista

El uso de bicarbonato de sodio y el zumo de limón son las prácticas más comunes

Cómo puedes quitarte el sarro de los dientes sin gastarte una pasta en el dentista

El sarro, también conocido como tártaro o cálculo dental, es la acumulación de placa bacteriana debido al depósito de minerales. Es uno de los problemas más comunes que se puede formar en el borde de las encías y debajo de estas.

No solo puede suponer un obstáculo para la salud dental y las encías, sino que también supone un problema estético. Tiene una coloración amarillenta o marrón situada en el límite entre las encías, y los residuos pueden llegar a tener un tono oscuro dando un resultado poco atractivo. Por lo que si la persona es fumadora o habitual consumidora de té y café tiene que tener especial cuidado.

A comparación de la placa, que es una película incolora, el sarro es fácilmente visible. Para reducir su formación es importante hacer un buen cepillado de dientes, especialmente utilizando una pasta de dientes para frenar el sarro, y emplear hilo dental.

Los mejores remedios caseros

Además de mantener una buena higiene y visitar todos los años al dentista para una limpieza profunda, se puede recurrir a ciertos remedios para evitar su formación.

Bicarbonato de sodio 

Puedes utilizarlo solo o mezclado con limón y sal para reforzar su efectividad. Además sirve para mantener los dientes blancos. No debes abusar de este método ya que su uso en exceso daña el esmalte dental. Para su preparación solo necesitas una cucharada de bicarbonato de sodio, una de sal y agua. Después de mezclar estos ingredientes hay que mojar el cepillo en agua tibia e impregnarlo de la mezcla de bicarbonato y sal. Cepilla como lo haces normalmente y ponle especial énfasis en las áreas en las que se acumulan más cantidad. Puedes hacerlo varias veces por semana.

Zumo de limón

El limón es un blanqueador dental por excelencia y tiene además propiedades antibacterianas que ayudan a combatir el sarro. También tienes que tener cuidado, ya que su uso en exceso puede dañar el esmalte dental. Para su utilización necesitas el jugo de medio limón y media taza de agua tibia. Añade estos dos ingredientes y enjuágate varias veces antes de dormir. No hagas esta práctica más de una vez a la semana.

Frutas: manzana, melón y fresas

Si por el contrario, piensas en una alternativa más natural, hay ciertas frutas que ayudan a mantener las encías sanas y evitan la acumulación de alimentos entre los dientes. La manzana, el melón y las fresas, son los mejores alimentos para cuidar la salud dental, recuerda que hay que morderlos y no cortarlos con el cuchillo para que hagan efecto. Otra manera de combatir el sarro es frotando la parte interna de la cáscara de un plátano durante unos minutos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Cristina López Mantas

Cristina López Mantas (1994) es graduada en periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, redactora de política en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído