Según un nuevo estudio publicado en 'Neurology'

Esta es la insólita relación entre el consumo de pescado y la contaminación

El pescado es una excelente fuente de ácidos grasos omega-3

Esta es la insólita relación entre el consumo de pescado y la contaminación

Según un nuevo estudio publicado en línea en ‘Neurology’, la revista médica de la Academia Estadounidense de Neurología, las mujeres mayores que comen más de una o dos porciones a la semana de pescado o mariscos al horno o a la parrilla pueden consumir suficientes ácidos grasos omega-3 para contrarrestar los efectos de la contaminación del aire en el cerebro.

Los investigadores encontraron que entre las mujeres mayores que vivían en áreas con altos niveles de contaminación del aire, aquellas que tenían los niveles más bajos de ácidos grasos omega-3 en la sangre tenían más contracción cerebral que las mujeres que tenían los niveles más altos.

Las mujeres con los niveles más altos de ácidos grasos omega-3 en la sangre también tenían mayores volúmenes del hipocampo

«El pescado es una excelente fuente de ácidos grasos omega-3 y fácil de agregar a la dieta» – ha explicado el autor del estudio Ka He, de la Universidad de Columbia en Nueva York. «Se ha demostrado que los ácidos grasos Omega-3 combaten la inflamación y mantienen la estructura cerebral en los cerebros envejecidos. También se ha descubierto que reducen el daño cerebral causado por neurotoxinas como el plomo y el mercurio», ha agregado.

«Por ello que exploramos si los ácidos grasos omega-3 tienen un efecto protector contra otra neurotoxina, las partículas finas que se encuentran en la contaminación del aire».

Las mujeres con los niveles más altos de ácidos grasos omega-3 en la sangre también tenían mayores volúmenes del hipocampo. «Nuestros hallazgos sugieren que los niveles más altos de ácidos grasos omega-3 en la sangre del consumo de pescado pueden preservar el volumen cerebral a medida que las mujeres envejecen y posiblemente proteger contra los posibles efectos tóxicos de la contaminación del aire», ha señalado He.

«Es importante tener en cuenta que nuestro estudio solo encontró una asociación entre el volumen cerebral y el consumo de pescado. No prueba que comer pescado conserve el volumen cerebral. Y dado que estudios separados han encontrado que algunas especies de peces pueden contener toxinas ambientales, es importante hablar con un médico sobre qué tipos de pescado comer antes de agregar más pescado a su dieta».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído