Covid 19: la tercera ola crece en España el doble de rápido que la segunda y el confinamiento parece inevitable

La incidencia acumulada se ha incrementado desde los 188 casos por cada 100.000 hasta los 522 en tan solo un mes

Covid 19: la tercera ola crece en España el doble de rápido que la segunda y el confinamiento parece inevitable

Mientras el Gobierno PSOE-Podemos mira para otro lado y se dedica a maniobras propagandísticas y a tratar de agradar a los golpistas catalanes, para que los independentistas sigan respaldando a Pedro Sánchez, las comunidades autónomas se han visto obligadas a tomar medidas más duras, poniendo el foco fundamentalmente en las reuniones sociales, los aforos y la movilidad y se inclinan  por un nuevo confinamiento.

El Sistema Nacional de Salud, cerca de colapsar, sufre ahora las consecuencias de las aglomeraciones usuales en las fechas navideñas.

Son muchos los médicos, expertos e incluso regiones (como Andalucía, Castilla y León o Murcia), que han pedido al Gobierno Sánchez un confinamiento como el de marzo.

Desde Sanidad, cuyo ministro anda distraído con su candidatura en las autonómicas de Cataluña, siguen descartando esta opción y, apelando al estado de alarma vigente, abogan por delegar en los gobiernos regionales la potestad para tomar las medidas oportunas en cada territorio.

A pesar de las medidas tomadas por las comunidades autónomas para frenar el ritmo de contagios de la Covid-19, la transmisión actualmente está siendo el doble de rápida que en la segunda ola.

Así lo indican los datos de incidencia acumulada (IA), que reflejan la virulencia de esta tercera ola.

Si se compara la cifra de casos por cada 100.000 habitantes (IA) en el momento en el que se consiguió doblegar la curva de la segunda ola (el jueves 10 de diciembre) con los datos publicados este jueves por el Ministerio de Sanidad, se observa que la incidencia acumulada ha crecido hasta los casi 10 casos diarios por cada 100.000.

EL EFECTO NAVIDAD

En general, la mayoría de autonomías coincide al señalar a las reuniones sociales como principal culpable de la acusada curva de contagios; aunque las nuevas restricciones que vienen anunciando al respecto -o tienen pensado anunciar en los próximos días- presentan variaciones.

Unas apuestan por prohibir directamente las reuniones entre no convivientes (como es el caso de la Región de Murcia, Mallorca e Ibiza en las Baleares o Tenerife en las Islas Canarias). Otras, reticentes todavía a medidas tan drásticas, han decidido reducir a cuatro el número de personas permitidas en reuniones sociales; o directamente apelan a la responsabilidad ciudadana para pedir que, en la medida de lo posible, se queden en casa y eviten encuentros con no convivientes.

«Los contagios se siguen produciendo en las reuniones familiares y sociales», aseveró este miércoles el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, dejando caer que las medidas que la consejería de Sanidad tiene previsto anunciar este viernes irán dirigidas a limitar esos encuentros. Ahora bien, ¿no habría sido más prudente haber tomado estas medidas antes de navidades? ¿Serán efectivas ahora las nuevas restricciones para frenar una ola que se presenta peor que la anterior? ¿Aplanará la curva de contagios la limitación de personas en reuniones sociales?

España, en riesgo extremo tras las navidades

Hasta ahora se ha tratado de evitar grandes aglomeraciones mediante medidas como el toque de queda nocturno (que muchas comunidades ya han ampliado recientemente) o restricciones a la hostelería (cuyos bares han tenido que echar la persiana en varios territorios); pero los datos epidemiológicos no parecen reflejar la efectividad de esas decisiones, encaminadas fundamentalmente a mantener el equilibrio entre sanidad y economía.

Precisamente con ese fin se relajaron las restricciones en diciembre, por Navidad, cuando el Gobierno permitió la movilidad entre comunidades para los reencuentros entre «allegados». ¿La consecuencia? Una incidencia acumulada en España que este jueves superaba los 500 contagios por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días y que refleja la grave situación que atraviesa todo el territorio nacional (se considera riesgo extremo de transmisión desde los 250 contagios por cada 100.000 habitantes).

Extremadura, con una incidencia de 1.167 por cada 100.000 habitantes se sitúa a la cabeza, seguida de Murcia (761), La Rioja (719) y Castilla-La Mancha (690). Ninguna comunidad -salvo Canarias, Asturias y País Vasco- presenta una incidencia inferior a 300 positivos por cada 100.000 habitantes, y las previsiones que desprenden los datos de los últimos siete días auguran meses muy duros y confirman el peor de los temores: todavía no hemos llegado al pico de contagios de la tercera ola.

¿Son las reuniones sociales las causantes de la tercera ola?

El departamento de Illa también ha confirmado la muerte de 201 ciudadanos en las últimas 24 horas.

Ka cifra oficial de fallecimientos por la pandemia según el Gobierno socialcomunista se sitúa en 53.079, aunque según confirmó el INE, la cifra real de muertos supera los 80.000.La media nacional de la incidencia acumulada a 14 días sigue subiendo y se sitúa ya en 522,74 casos. La región más afectada es Extremadura, cuya IA continúa disparada por encima del millar y en ritmo ascendente (1.167,36). Por encima de 500 están ya ocho comunidades autónomas: Murcia (761,30), La Rioja (719,39), Castilla La Mancha (690,11), Comunidad Valenciana (667,88), Madrid (636,10), Baleares (624,21), Castilla y León (611,87) y Cataluña (527,26)

Según los datos facilitados por las comunidades autónomas a Sanidad, hay ingresados 18.924 enfermos de covid (709 más que el miércoles), lo que se traduce en una ocupación hospitalaria del 15,14 por ciento, mientras que en las ucis es del 28,46 por ciento, un punto más que ayer, siempre según las cifras oficiales.

Simón ve una «estabilización»

En rueda de prensa, el director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, ha admitido que la incidencia de estos 14 días se sigue manteniendo alta «con el peso de estas últimas semanas» si bien ha valorado que la velocidad del incremento se ha estabilizado en un aumento de 26-28 puntos en los últimos dos días.

«Esperemos que este incremento se mantenga y se vaya reduciendo progresivamente en estas semanas», ha subrayado sin descartar que ocurra lo contrario. Sobre la ocupación de camas hospitalarias, Simón ha reconocido que la situación es «complicada» y el aumento ha sido muy rápido.

El director de CCAES se ha referido al «cambio significativo de tendencia» en muchas comunidades autónomas entre el 8 y 9 de enero «con periodos de transmisión muy cortos, aproximadamente una semana», que coinciden con el final de año. Aunque espera que el efecto de las medidas restrictivas se empiece a notar, tampoco ha descartado que las UCI lleguen a saturarse.

Respecto a los decesos, ha comentado que «siguen subiendo» en los últimos días: «Esto es esperable porque el aumento de fallecidos se observa dos o tres semanas después de que se inician los incrementos de transmisión», ha añadido. No obstante, ha dicho que la letalidad está en el 1 por ciento, algo que ha considerado un dato positivo.

Esta vez, Simón ha apuntado que aunque cree que la cepa británica ha tenido por ahora «un efecto muy pequeño», podría ocurrir que se asentara en nuestro territorio. «Tendremos que ver si anida en nuestro país», ha dicho.

Sobre el efecto de las Navidades, ha afirmado que «todos éramos conscientes de que lo pasamos mejor de lo que lo deberíamos haber pasado».

Según Simón, «sabíamos que esto iba a pasar». Y aunque ve probable que la tendencia se estabilice «podría ser que no». «Las UCI van a sufrir», ha apuntado.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído