Debería recetarse bajo la supervisión de un médico

Sanidad oculta un informe contrario a la píldora del día después

Su mal uso puede llegar a bloquear las venas, algo que no figura en el prospecto

El hecho hace saltar las alarmas, ya que el Ministerio de Sanidad ha podido solicitar el informe días después de la aprobación de la polémica medida, sin haber valorado previamente las consecuencias

Se cumplen casi cuatro meses desde que en las farmacias españolas se puede dispensar, sin receta médica, la píldora del día después. Muchas han sido las críticas por los efectos secundarios que provoca esta ‘bomba’ de hormonas en el cuerpo de la mujer, mientras que el Gobierno, a través de su Ministerio de Sanidad, insite en que no hay que tomar medidas de prevención, ya que el fármaco «carece de contraindicaciones».

Un estudio elaborado por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, hace un amplio repaso por los efectos secundarios que se han dado entre las mujeres que han tomado ese fármaco.

A ese estudio ha tenido acceso el periódico La Razón, y publica hoy un artículo titulado Sanidad admite el riesgo de trombo venoso por la píldora del día después. Según el diario de Planeta, hay dos problemas graves que se han detectado tras su autorización: el riesgo de embarazo extrauterino, y el riesgo potencial de aparición de tromboembolismo venoso.

El primero, recogido en el prospecto, se presenta como un dolor muy fuerte en el abdomen que puede acabar ‘reventando’ una trompa de falopio y provocando la muerte de la mujer. En el segundo, no recogido en el prospecto, la presencia de un coágulo de sangre puede llegar a bloquear una vena pulmonar en su viaje a través del torrente sanguíneo.

Según el informe publicado por La Razón:

«En estos preparados para la anticoncepción de urgencia, la dosis que se administra es menor que la que correspondería a un ciclo de anticoncepción hormonal, pero no puede descartarse el riesgo de tromboembolismo venoso en mujeres que hicieran un uso no recomendado de los preparados de anticoncepción de urgencia»

Lo que significa que ‘regalar’ píldoras del día después sin receta, puede aumentar este tipo de casos, ya que la falta de supervisión por parte de un médico puede provocar un uso incorrecto de este fármaco.

IRRESPONSABILIDAD POLÍTICA

La Razón también llama su atención sobre la fecha en la que se firma el informe de la Agencia del Medicamento, ya que data del 7 de octubre, cinco meses después de que el Gobierno anunciara la polémica dispensación de la píldora.

Un hecho que hace saltar las alarmas, ya que el Ministerio de Sanidad ha podido solicitar el informe días después de la aprobación de la polémica medida, sin haber valorado las consecuencias.

Además, desde ese 7 de octubre ha estado ocultando los resultado de ese texto que llamaba la atención sobre los efectos secundarios que provoca la píldora del día después y que no están recogidos en el prospecto.

En uno de sus editoriales de hoy, el periódico de Planeta alerta de la gravedad de estos hechos:

Si ya es extraño encargar un estudio a posteriori, resulta aún más incomprensible poner en la calle un fármaco asegurando que «carece prácticamente de contraindicaciones y los datos de seguridad no han registrado riesgos inesperados».

El citado estudio desmiente categóricamente la versión de la ministra en la medida en que detecta «dos problemas de seguridad»

En cualquier caso, lo que causa sorpresa es que el Ministerio de Sanidad haya silenciado el informe y, peor aún, que no se haya inmutado ante los riesgos descritos, que colocan a los farmacéuticos en el dilema ético de expedir una sustancia con más efectos indeseados que un anticonceptivo convencional o un antibiótico, para los que sí es obligatoria la receta médica.

Ni el Gobierno ni el Ministerio de Sanidad, que recurrieron a la triquiñuela de clasificar la píldora como «medicamento ético» para facilitar su venta libre y con publicidad, han sido capaces de justificar de manera convincente por qué la píldora postcoital, que es un cóctel hormonal de gran impacto, merece menos prudencia en su consumo que un jarabe para la tos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído