Contrabandistas con mucha imaginación

10 formas curiosas de ocultar droga

Decía que era agua bendita, cuando llevaba botellas llenas de ketamina

¿Dónde escondería un alijo de droga si tuviera que enviarla a otro país? Los ‘narcos’ no piensan en otra cosa. Desde pañales hasta los inocentes enanos de jardín son útiles para ocultar  millonarios envío de cocaína de máxima calidad.

En la siguiente lista publicada en el artículo 10 Creative Drug Smuggling Schemes (elistmanía.com) aparecen 10 de los lugares más raros donde se han encontrado droga que llevaban traficantes para el contrabando.

  1. Pringles de sabor cocaína. En el año 2006 en Texas, la policía se encontró con unas patatas que en realidad eran 168 gramos de cocaína pura que imitaban a la perfección la forma de las conocidas Pringles.
  2. Jesucristo ilegal. En 2008, en Texas, EE.UU. En el cruce fronterizo de Laredo unos funcionarios detuvieron a una mujer que llevaba una estatua de Jesucristo de 3 Kg y tratando de escapar a México. La cocaína no estaba dentro de la estatua, sino que ¡se trataba de una pieza maciza compuesta por cocaína!
  3. Pierna escayolada. En el aeropuerto de Barcelona, llegó un hombre de 66 años en 2009, procedente de Chile, con una pierna escayolada. Hasta ahí, todo parece normal, si no fuera porque la escayola en realidad era cocaína, un total de 4.8 Kg, pero lo peor es que el pasajero realmente tenía los dos huesos de la pierna fracturados.
  4. Extensiones. En 2006, las autoridades de Namibia capturaron en el aeropuerto a un hombre procedente de Angola de 21 años con la intención de introducir droga en el país. Su táctica era la de rociar 76 cajas llenas de extensiones de pelo con cocaína. 
  5. Calamar gigante. En 2004, la policía fiscal de Perú halló 700 Kgs de cocaína dentro de un calamar gigante congelado. Siete sospechosos fueron capturados aunque intentaron ocultar la cocaína rociando de pimienta el calamar para que los perros policía no pudieran encontrarla.
  6. Serpiente rellena de preservativos con cocaina.  En 1993, los Agentes de Control de Drogas en el aeropuerto de Miami incautaron alrededor de 36 Kgs de cocaína envuelta en preservativos y metidos en 312 boas constrictor. Detectaron la droga al pasar las serpientes por el escáner del aeropuerto cuando aún seguían vivas.
  7. Pañales. En junio de 2009, una madre de 22 años alemana no dudó en rellenar con 15 gramos de anfetaminas los pañales de su hija. Lo sorprendente es que su destino era una cárcel en la que ingresaba presa.
  8. Gnomos de jardín. ¿Quién pensaría que una mujer de 52 años podría ocultar drogas en unos adorables gnomos? Su nombre es Linda Martin y fue arrestada con más de casi tres kilos de ‘Charlie’ en el aeropuerto de Auckland en 2004 cuando transportaba en su maleta estas estatuas. Aunque en el juicio se defendió argumentando que había sido engañada por contrabandistas nigerianos, acabó con una pena de 8 años y medio de cárcel.
  9. Escarabajos rellenos. En 2007, los funcionarios de aduanas en Amsterdam encontraron 100 escarabajos que habían sido rellenos de cocaína. Los insectos disecados llevaban un total de 300 gramos de cocaína. El valor estimado de las drogas era de unos 8.000 euros (11.270 dólares).
  10. Agua bendita. En 2008, un hombre de 50 años de edad, fue detenido cerca de las cataratas del Niágara al intentar introducir droga ilegalmente a Estados Unidos desde Canadá. El hombre aseguro que sólo llevaba objetos religiosos y agua bendita. Una vez que salieron las pruebas de laboratorio se confirmó que el hombre no llevaba ningún producto religioso sino botellas llenas de ketamina.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído