Internet, principal canal de venta de medicamentos falsos

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el volumen de ventas de los medicamentos falsificados a nivel mundial ocupa el 10 por ciento del total, y se estima que este año se registrará un incremento del 92 por ciento respecto a 2005. Internet es el principal canal de venta y los medicamentos para la disfunción eréctil son los más adquiridos, según se desprende del informe ‘Traffic on-line’ elaborado por Lilly.

El incremento de la venta ilegal de este tipo de productos se debe, como ha explicado el inspector de la Brigada de Delitos Tecnológicos, de la Comisaría General de Policía Judicial, José Rodríguez, a varios factores. «En general, la actividad delictiva crece en aquellos terrenos en los que puede ser más rentable. Además, en estos casos, la responsabilidad penal es menor que, por ejemplo, en el tráfico de drogas», aunque como estima la OMS es un mercado que moverá en 2010 una cantidad de 75.000 millones de dólares.

«Las webs que ofrecen estos medicamentos -prosigue Rodríguez- pretenden dar una imagen segura y fiable. Se les presenta como fármacos con las mismas propiedades, pero más accesibles. Y en la caso de la disfunción eréctil el anonimato también juega su papel».

Asimismo, «se rige por las leyes de la oferta y la demanda. Mientras haya gente interesada en comprar habrá interesados en vender», afirma el inspector de la Brigada de Delitos Tecnológicos.

En ‘Traffic on-line’ se han analizado 195 ‘sites’ listados en google.es ante las consultas ‘Comprar Cialis, Viagra y Levitra’ durante los meses de julio y agosto de 2010, y se ha constado que alrededor de 15.000 millones de mensajes al día -una cuarta parte del tráfico mundial de ‘e-mail’- son mensajes ‘spam’, que promocionan medicamentos falsos.

Del total de los ‘sites’ analizados el 14,7 por ciento son sitios con poca credibilidad, el 15,8 por ciento se autodefinen o tienen apariencia de farmacia ‘on-line’, mientras que el 69,5 por ciento no se engloba en ninguna de estas categorías.

En este último caso, la mayoría (más del 50 por ciento) son webs intermediarias o ‘páginas espejo’, cuya finalidad es captar clientes y redirigir al comercio o farmacia on-line donde se efectuará la transacción, lo que, según Rodríguez, «dificulta su rastreo».

Para su comercialización emplean todo tipo de tácticas de comercialización. Destaca la ‘venta al por mayor’ y la oferta de descuentos en la compra, aunque como puntualiza Teresa Millán, directora de Asuntos Corporativos de Lilly, «el rango de precio oscila mucho (entre entre 2,64 a 23,05 euros en el caso de Cialis 20mg) y, en ocasiones, puede ser superior al de una oficina de farmacia legal».

También suelen introducir testimonios falsos de pacientes y falsos asesoramientos médicos, que en caso de consulta, «alegan que son webs que no están orientadas para dar consejos sino para comercializar», afirma Millán.

CONSECUENCIAS SOBRE LA SALUD

Los medicamentos que se venden en estas webs suelen ser, en su mayoría, «falsificaciones disfrazadas bajo el eufemismo de ‘genérico’, suelen estar fabricados en otros países y se venden, en ocasiones, bajo presentaciones cuya comercialización no está autorizada», explica Millán.

Asimismo, muchos de estos fármacos no «tienen ningún principio activo, aunque esto sería lo menos preocupante porque es totalmente inocuo para quién lo toma», añade Alberto García Romero, presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid.

Respecto a las consecuencias sobre la salud, García Romero afirma que «en primer lugar, se trata de medicamentos cuyos componentes se desconocen, y en segundo lugar, están dispensados por personal no cualificado que no toma en cuenta si el fármaco está indicado o no para el paciente y las posibles reacciones adversas. Esto puede dar lugar a intoxicaciones, a reacciones de sobredosificación, y graves problemas de salud pública que tienen su impacto negativo sobre el sistema sanitario».

PAISES DE ORIGEN

Respecto a los distribuidores, Rodríguez llama la atención sobre el hecho de que «no suelen distribuirse desde el intermediario (el site en cuestión), sino desde el país de elaboración mediante la utilización de sobres postales y personales, que dificultan su seguimiento».

Además, según los datos reflejados por el informe «los países que se encargan de su elaboración suelen ser fundamentalmente asiáticos. India y China, principalmente, pero también en menor medida Vietnam», asegura Millán.

La Fundación Lilly ha puesto en marcha una campaña de concienciación social bajo el eslogan ‘Comprar fármacos on-line es jugar a la ruleta rusa’, que está disponible en la web: ‘www.notelajueguesonline.com’.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído