La Junta y farmacéuticos podrían acordar en un mes implantar la receta electrónica en toda en C-LM

El Gobierno de Castilla-La Mancha y los colegios farmacéuticos de la región podrían alcanzar un acuerdo en el plazo de un mes para implantar con carácter general la receta electrónica en la comunidad autónoma. Desde el año 2008 este proyecto se viene desarrollando en el barrio toledano de Santa María de Benquerencia y en Sigüenza (Guadalajara) como experiencia piloto.

En declaraciones a Europa Press, el jefe de Area de Farmacia del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), Angel María Martín, ha explicado que en el plazo de un mes se podría cerrar los flecos que aún quedan pendientes para que la receta electrónica sea una realidad en Castilla-La Mancha. Será a partir de entonces cuando el proyecto se extenderá a toda la región de manera progresiva y estará definitivamente implantado en el plazo «máximo» de un año.

Este semana el consejero de Salud y Bienestar Social, Fernando Lamata, aseguraba que la experiencia piloto en Toledo y Sigüenza ha funcionado «muy bien» y durante estos dos años de desarrollo se han ido corrigiendo «una serie de disfunciones que había entre los distintos programas», decía.

Desde que se puso en marcha el proyecto piloto en estas dos ciudades se han emitido cerca de medio millón de recetas y las farmacias han dispensado 260.000 medicamentos de manera electrónica. «Tenemos un bagaje de funcionamiento amplio», ha señalado María Martín, por lo que «estamos en disposición para dar el salto» e implantar la receta electrónica en la región.

El Gobierno regional suscribió en marzo de 2008 un convenio con el Consejo de Farmacéuticos de Castilla-La Mancha para desarrollar el proyecto piloto en Toledo y Sigüenza, con una inversión de la Junta de 336.400 euros.

VENTAJAS DE ESTE PROYECTO

La receta electrónica eliminará la receta de papel, ya que el farmacéutico podrá visualizar en su ordenador el tratamiento prescrito por el médico de cabecera para su correcta dispensación. Además, evitará muchos desplazamientos de pacientes crónicos al centro de salud para pedir de manera periódica su medicación.

Según María Martín, se pueden llegar a evitar dos de cada tres desplazamientos por razones administrativas. No obstante, ha querido dejar claro que el objetivo principal de la receta electrónica no es el ahorro económico, sino el ahorro en los desplazamientos a los pacientes, hasta cinco millones al año.

Otra de las ventajas de la receta electrónica es que se reducirá la carga asistencial y la burocracia en los centros de salud y habrá una mayor implicación del farmacéutico en el seguimiento farmacológico del paciente.

De todos modos, el jefe de Area de Farmacia ha precisado que, aunque la receta de papel «morirá por sí misma», será en el momento de la prescripción cuando el médico decidirá si la receta que emita es en papel o electrónica. Según cálculos del SESCAM, el papel podría reducirse, sobre todo en tratamientos crónicos de pensionistas, en un 90 por ciento en el plazo de un año.

FRAUDES

Finalmente, ha señalado que el Gobierno regional y los colegios farmacéuticos estarán vigilantes para evitar que se produzcan casos de fraude por parte de los farmacéuticos como ha ocurrido en otras comunidades autónomas. Así, por ejemplo, se han dado casos en los que farmacéuticos facturaban a la sanidad pública medicamentos que ni siquiera había entregado al paciente.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído