Reducir el gasto farmacéutico al nivel de la UE ahorraría 5.000 millones de euros al año en España

Reducir el gasto farmacéutico y situarlo al nivel del promedio de la Unión Europea ahorraría unos 5.000 millones de euros anuales al Sistema Nacional de Salud (SNS), según pone de manifiesto un informe de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (Fads) hecho público este martes.

El trabajo, que dice no al copago y a las privatizaciones en Sanidad, señala concretamente que el gasto farmacéutico español es «muy elevado», ya que se sitúa 3,9 puntos por encima en porcentaje sobre la media del gasto sanitario de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Y si el gasto farmacéutico español es tan «elevado» es, en parte, porque más del 50% de los medicamentos se prescriben, dispensan o venden «de forma inapropiada», y la mitad de los pacientes no los toman correctamente, prosigue Defensa de la Sanidad Pública.

Con respecto al copago, la federación dice rotundamente no, porque entiende que tiene «consecuencias devastadoras» para la mayoría de la población que, además, no contienen el gasto.

Como al copago, la Fadsp dice también no a las privatizaciones en sanidad, porque, argumenta, «incrementan los costes y la deuda sin mejorar las prestaciones del SNS».

«Si privatizamos el sistema será más costoso e insostenible: Dejará fuera de la asistencia a millones de españoles, a los que más lo necesitan», insiste Defensa de la Sanidad Pública.

A su parecer, hay alternativas para asegurar la sostenibilidad del SNS que no tienen por qué perjudicar «a los más enfermos y a los más pobres» y que dependen, para su ejecución, de la voluntad política de las administraciones públicas.

En esta línea, el informe alude a la suficiencia financiera y señala que debe basarse en una recaudación de impuestos que la permita, lo que significa incrementar la presión fiscal, especialmente la que recae sobre los segmentos de la sociedad con mayores ingresos.

«Habría que recuperar los impuestos sobre patrimonio y sucesiones, incrementar la carga impositiva sobre alcohol y tabaco y sobre las rentas más altas, así como sobre los beneficios empresariales», sugiere la Fadsp.

En este sentido, pide, como algo «imprescindible», que se establezca un criterio finalista en la financiación sanitaria para que los incrementos impositivos no acaben destinados a otros fines.

El trabajo se detiene igualmente en la coordinación entre Atención Primaria y Especializada y señala que «es clave» a la hora de mejorar la atención sanitaria, pero también para evitar la duplicación y realización de pruebas innecesarias y para mejorar y racionalizar las actuaciones terapéuticas.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído