Sanidad alerta del riesgo de hiperpotasemia asociado al uso del diurético espironolastona sin el control adecuado

La Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios, dependiente del Ministerio de Sanidad, ha alertado del riesgo de hiperpotasemia grave asociadas al uso de espironolactona, un diurético ahorrador de potasio que actúa mediante inhibición competitiva de la aldosterona usado en el tratamiento de la insuficiencia cardiaca congestiva.

Según ha informado este viernes, el Sistema Español de Farmacovigilancia de medicamentos de uso humano sigue recibiendo notificaciones de casos graves de hiperpotasemia y, por este motivo, recuerda a los profesionales sanitarios que la dosis recomendada para el tratamiento de la insuficiencia cardiaca congestiva es de 25 a 50 miligramos diarios, debiéndose realizar mediciones periódicas de potasio sérico a lo largo del tratamiento.

El efecto del espironolactona es la pérdida de agua y sodio urinarios, y la retención de potasio e hidrógeno. Se encuentra autorizado en España para su administración por vía oral en comprimidos de 25 mg y 100 mg para el tratamiento de la hipertensión arterial (la dosis inicial habitual es de 50-100 mg al día) y de la insuficiencia cardiaca congestiva (ICC) clases III y IV de la NYHA (habitualmente 25 mg al día).

Entre las notificaciones, se ha observado que algunos pacientes recibían dosis inadecuadas (100 a 300 mg diarios) de espironolactona, o junto con más de (IECA) o con otros ahorradores de potasio, o incluso manteniendo suplementos de potasio.

Por este motivo se recomienda, vigilar y controlar los niveles séricos de potasio en pacientes con insuficiencia cardiaca clases III y IV de la NYHA que reciben espironolactona; la dosis para el tratamiento de la ICC que no debe ser superior a 50 mg diarios y, por tanto, las presentaciones de 100 mg de espironolactona por comprimido no deben utilizarse en estos pacientes.

Asimismo, debe evitarse el uso concomitante con otros diuréticos ahorradores de potasio (amilorida, triamtereno) o antagonistas de la aldosterona (eplerenona, drospirenona); y de suplementos de potasio orales en pacientes con niveles séricos de potasio > 3,5 mmol/L.

Por otra parte, recuerda que el uso simultáneo con un inhibidor de la enzima conversora de angiotensina (IECA), ARA-II, beta-bloqueantes, heparinas, AINE y sal de mesa para hipertensos facilita la aparición de hiperpotasemia.

Además, señalan que los controles de potasio y creatinina séricos deben realizarse en la semana siguiente al inicio del tratamiento o cuando se aumente la dosis de espironolactona, posteriormente cada mes durante los 3 primeros meses, luego cada trimestre durante un año y tras el año de tratamiento, cada seis meses.

Finalmente, en pacientes de más de 80 años debe valorarse la filtración glomerular y una posible insuficiencia renal oculta, e interrumpir transitoria o definitivamente el tratamiento si los niveles séricos de potasio son > 5 mmol/L o de creatinina son > 4 mg/dL.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído