Los cuidadores con personas a su cargo sufren física y psicológicamente

¿Consideras que hay que «cuidar del cuidador»?

En la vida se pueden presentar situaciones que requieran de nuestra ayuda e implicación más personal de entrega a los demás. Cuando una persona allegada cae enferma, o por su edad o condición necesita de cuidados específicos es un ejemplo.

Leticia Soberón

  • Psicóloga

Además de contar con una organización de apoyo sanitario adecuada, muchas veces, en casos como estos, tenemos que convertirnos en «cuidadores» que aporten una atención extra. Esta dedicación, en muchas ocasiones, acaba recayendo esencialmente en una única persona.

Verónica Guillén Botella

  • Doctora en Psicología

«…el cansancio y la dedicación plena al familiar enfermo, pueden terminar afectándoles de manera severa y abocarlos a una depresión».

El que atiende, el cuidador, dedica la mayoría de su tiempo, e incluso su vida, a estar disponible para la otra persona. Velar por el prójimo, sea por necesidad o voluntariamente, es una tarea encomiable pero que puede llegar a convertirse en un problema.

Su gran responsabilidad y el gran desgaste emocional y físico que supone les convierten en blanco de depresión y afecciones físicas diversas. Atender a estas personas y estar pendientes de ellas es importante para que no desfallezcan en su labor y se sientan apoyados.

Y tú, ¿qué opinas?

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído