Salud

Los antidepresivos reducen la capacidad de sentir empatía y compasión por los demás

Los antidepresivos reducen la capacidad de sentir empatía y compasión por los demás
Antidepresivos N+1

Se sabe que la empatía no desaparece con la depresión, pero la capacidad de sentir el dolor de los demás y tener compasión por ellos puede verse afectada cuando la persona toma antidepresivos. Científicos austríacos lo descubrieron cuando investigaron cómo los pacientes con la depresión responden a la expresión de dolor de otras personas. Los resultados de las pruebas que se realizaron antes y después del tratamiento médico, según recoge el autor original de este artículo Yana Berman en N+1 y comparte Paula Dumas para Periodista Digital

La capacidad de identificar correctamente las emociones de los demás y responder a ellas, mejor conocida como empatía, se desarrolla a una edad muy temprana y depende en gran medida de las conexiones sociales de un niño. Además, la empatía de una persona puede depender de otros factores, como las características anatómicas del cerebro y la predisposición genética a diversas enfermedades mentales.

La empatía puede bajar con la depresión
En cuanto a la relación entre las enfermedades mentales y la empatía, la capacidad de tener compasión puede reducirse con la depresión. Es decir, el individuo tiene problemas de sentir emociones, tanto sus propias como las de los demás. Al mismo tiempo, en los estudios actuales se encuentran conclusiones controvertidas debido a diversos factores. Los científicos bajo el liderazgo de Markus Rütgen de la Universidad de Viena decidieron estudiar ese problema más detalladamente.

Indicadores de empatía afectiva y cognitiva entre pacientes con depresión (gris) y sin ella (negro) Markus Rütgen et al. / Psiquiatría traslacional, 2019.

En su estudio había 29 pacientes, cada uno de los cuales fue diagnosticado con el trastorno depresivo mayor y recibió un tratamiento clásico (los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina) con medicamentos durante tres meses. Dos veces, antes y después del tratamiento, los participantes participaron en un experimento con fMRI. También había 35 personas sin depresión que participaron en las pruebas para comparar los datos.

Durante el experimento, los participantes estaban viendo videos cortos donde un hombre llevaba auriculares. Los médicos informaron a los participantes que esa persona estaba sufriendo de tinnitus — un fenómeno perceptivo que consiste en notar golpes o sonidos en el oído sin ninguna razón externa. Los auriculares en ese caso sirvieron para su tratamiento. A través de ellos, la persona en el video escuchó ruidos fuertes. Los participantes fueron informados que cuanto más desagradables eran los sonidos para esa persona, más eficaz era el tratamiento. Luego les pidieron que evaluaran los sentidos de protagonista del video y también que contaran de sus propias emociones al observar el proceso de su tratamiento. De esta manera los científicos midieron dos componentes de la empatía: cognitivo, o la posibilidad de evaluar objetivamente el estado de otra persona, y afectivo (capacidad de empatizar y compartir emociones).

Los resultados mostraron que tras el final del tratamiento los participantes con depresión experimentaron una disminución en la parte afectiva de empatía. Es decir, no tenían tantas molestias al ver el dolor de otra persona que antes del tratamiento y comparado con el grupo de control. Al mismo tiempo, los indicadores de empatía cognitiva entre los participantes de dos grupos no cambiaron, tanto antes como después del tratamiento en el grupo con la depresión diagnosticada. Al mismo tiempo, antes del inicio del tratamiento, no hubo diferencias significativas en los índices de empatía entre los dos grupos.
Otro experimento que involucró un impacto de corriente eléctrica desagradable hacia participantes demostró que la percepción de dolor no había cambiado. Por lo tanto, los científicos pudieron recopilar datos que refutan la teoría sobre la disminución en la empatía provocada por la depresión.

Para confirmarla, se necesita realizar más investigaciones. Al mismo tiempo, los científicos demostraron que la capacidad de empatizar, en particular, su componente afectivo, posiblemente cambie debido a los antidepresivos.

Anteriormente, científicos estadounidenses descubrieron que la presencia de señales típicas de un trastorno del espectro autista están relacionado con una baja empatía y una alta capacidad de sistematizar la información. Estos indicadores se consideran más característicos para los hombres y su tipo de pensamiento.

Video: ¡Si te falta este nutriente tendrás depresión!

Autor

Paula Dumas

Informar y entretener; periodismo del siglo XXI, actualidad y redes.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido