Un estudio hecho a 949 ancianos durante 17 años

La depresión duplica el riesgo de demencia

Los compuestos químicos del cerebro, la dieta y las relaciones sociales pueden jugar un papel

La similitud en los síntomas de la demencia y la depresión puede significar que ambas se confunden en el momento del diagnóstico, pero no sabemos porqué están biológicamente vinculadas

Las personas que sufren depresión podrían tener el doble de riesgo de desarrollar demencia a lo largo de su vida.

Los expertos saben que ambas enfermedades a menudo coexisten, pero hasta ahora no había estado claro si en realidad una lleva a la otra.

Ahora dos estudios publicados en la revista Neurology sugieren que la depresión hace que la demencia sea más probable en un individuo. Pero los científicos no saben por qué.

La investigación subraya que este hallazgo sólo revela un vínculo y no una causa directa.

 

HACEN FALTA MÁS ESTUDIOS

Los investigadores dicen que se necesitan más estudios para confirmar por qué ambos trastornos están vinculados.

Se cree que los compuestos químicos del cerebro y los factores de estilo de vida, como la dieta y las relaciones sociales, pueden jugar un papel.

La doctora Jane Saczynski de la Universidad de Massachusetts, quien dirigió el primero de los dos estudios, afirma:

  «Aunque no está claro si la depresión causa demencia, hay varias formas por las que la depresión puede tener un impacto en el riesgo de demencia».

«La inflamación del tejido cerebral que ocurre cuando una persona está deprimida podría contribuir a la demencia. Ciertas proteínas que se encuentran en el cerebro que aumentan con la depresión también podrían incrementar el riesgo de desarrollar demencia».

Este estudio, que siguió a 949 ancianos durante 17 años, mostró que a menudo la demencia surge después de una crisis de depresión.

Al final del estudio, 164 de los participantes habían desarrollado demencia.

Específicamente, un 22% de los que tenían depresión desarrollaron demencia, comparado con un 17% de los que no sufrieron depresión.

FACTOR DE RIESGO

El segundo estudio, mientras tanto, siguió a 1.239 personas y analizó el vínculo entre el número de veces que una persona había experimentado depresión y su riesgo de demencia.

El estudio mostró que cuantas más veces una persona había sufrido depresión, mayor su riesgo de demencia.

Aquéllos que habían tenido dos o más episodios de depresión mostraron casi el doble de riesgo de demencia.

Según Rebecca Wood, presidenta ejecutiva del Fondo de Investigación de Alzheimer del Reino Unido, afirma:

  «La similitud en los síntomas de la demencia y la depresión puede significar que ambas se confunden en el momento del diagnóstico, pero no sabemos porqué están biológicamente vinculadas».

«Estos estudios sugieren que puede haber conexiones profundas entre la demencia y la depresión, así que es necesario ampliar la investigación para obtener más información».

El profesor Clive Ballard, de la británica Sociedad del Alzheime, está de acuerdo en que es necesario llevar a cabo más estudios para establecer por qué existe este vínculo entre ambas enfermedades:

«Es bien sabido que la depresión es común en las primeras etapas de la demencia. Lo que estos estudios demuestran es que la depresión en una edad joven es probablemente un factor de riesgo significativo de demencia».

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído