Descubren un tercer requerimiento básico para que una célula normal se convierta en tumoral

El grupo de Biomedicina Molecular Celular de la Universidad de las Islas Baleares, liderado por el doctor Pablo Escribá, ha descubierto un nuevo requerimiento básico para que una célula de lugar a un cáncer: presentar niveles muy bajos de esfingomielina, uno de los componentes principales de las membranas de células normales.

Según han informado desde la UIB en un comunicado, hasta el momento se sabía que una célula normal se convierte en tumoral cuando su ciclo celular se ve afectado por los «oncogenes» (que producen proteínas tumorales), que aceleran la proliferación tumoral, haciendo que el tumor crezca de forma incontrolada, así como por la inactivación de los factores supresores de tumores.

El tipo y número de oncogenes y genes supresores de tumores alterados puede variar de célula tumoral a otra, pero con los trabajos del grupo de la UIB se ha detectado que el cien por cien de las líneas de cáncer humano investigadas presentan niveles bajos de esfingomielina, un hecho desconocido hasta el momento.

Este trabajo, que ha aparecido publicado en la prestigiosa revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences of the USA, descubre la relevancia de este fenómeno. La esfingomielina impide la unión a la membrana de ciertas proteínas que llevan señales de división celular desde la membrana hacia el núcleo celular. Cuando las membranas de células tumorales presentan muy bajos niveles de esfingomielina, los cánceres pueden crecer de forma continua.

La UIB señala que con estos resultados es factible pensar que si se reestablece el nivel normal de esfingomielina en la membrana de la célula tumoral, ésta no podría dividirse ni proliferar. Por ello, los investigadores han diseñado un activador específico del enzima esfingomielina sintetasa que aumenta los niveles de esfingomielina.

En el trabajo publicado, se muestra que dicho compuesto (2-hidroxioctadecenoato) es capaz de normalizar los niveles de esfingomielina en todas las células tumorales estudiadas hasta la fecha (induciendo aumentos entre un 200 y un 500 por ciento, con respecto a los niveles que presentan las células de cáncer no tratadas).

El 2-hidroxioctadecenoato podría constituir un fármaco altamente específico contra células tumorales de amplio espectro. En breve comenzarán los estudios clínicos en varios centros europeos para evaluar su eficacia.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído