"Los implantes hoy son muy seguros"

¿Puede explotar un implante de mama en un avión? Mitos y verdades de la prótesis

Descarta que los implantes mamarios impidan la realización de mamografías

¿Puede explotar un implante de mama en un avión? Mitos y verdades de la prótesis
Una prótesis PIP extraída a una paciente. EFE/Archivo

El doctor Vicente Paloma, cirujano plástico y estético del Centro Médico Teknon de Barcelona, ha aclarado que «las prótesis no pueden dañarse» a causa de las mamografías y que tampoco producen «distorsión» alguna en los resultados.

Respecto a si pueden explotar en un avión, el experto considera que «los cambios de presión no pueden hacer explotar una prótesis. Los implantes modernos son extremadamente resistentes.

«Los implantes no suponen absolutamente ninguna contraindicación para poder hacer cualquier prueba de imagen sobre los pechos», ha insistido este experto, quien ha puesto el acento en que «las prótesis de mama deben cumplir con unas exigencias de seguridad del más alto nivel».

«Podemos afirmar que los implantes que disponemos en la actualidad son los más avanzados y seguros que se han fabricado nunca. El gel de silicona de alta cohesividad que se utiliza en las prótesis modernas es extremadamente seguro ya que confiere una gran resistencia a la rotura y una gran estabilidad sin fugas de material. Lo que ocurrió con la marca PIP en concreto es un caso aislado de fraude en el que se usaba una silicona de baja calidad en lugar de este gel de alta cohesividad»

En relación a si las mujeres que cuentan con implantes mamarios, pueden amamantar a sus hijos, este experto ha aclarado que, en el caso de que se implante una prótesis por vía areolar o se tiene que cortar la glándula por algún motivo, «los conductos destinados a transportar la leche pueden quedar cortados y aumentar la tendencia de la mama a producir quistes durante la lactancia».

«Por este motivo, habitualmente preferimos implantar las prótesis entrando por el surco submamario ya que, de esta forma, no dañamos de ninguna forma la glándula mamaria y podemos garantizar una lactancia sin problemas», ha señalado.

CAMBIO DE PRÓTESIS

Paloma ha señalado que, si bien antes se recomendaba recambiar las prótesis cada diez años, en la actualidad, «con las nuevas prótesis de gel de alta cohesividad, esta tendencia está cambiando y podemos alargar mucho más estos tiempos gracias a la gran resistencia de estas prótesis».

No obstante, este experto ha subrayado la importancia de realizar «revisiones regulares» de los implantes para comprobar su estado, «pero estimamos que la mayoría de las mujeres no requerirán un recambio antes de 25 ó 30 años «y en muchos casos no será necesario recambiar las prótesis nunca».

Por último, Paloma ha señalado que, en el caso de una mujer con laxitud cutánea, implantar una prótesis de «muy gran tamaño» puede propiciar que el pecho se descuelgue más rápido de lo que lo haría sin prótesis.

«En cambio, si elegimos una prótesis adecuada para cada paciente, tomándonos tiempo en tomar mediciones del tórax y de la calidad de la piel, este implante conseguirá realzar el pecho y nos proporcionará una firmeza muy duradera»

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído