¿Sola o solitaria?

¿Sabes cómo puedes combatir la epidemia de soledad del siglo XXI?

La ausencia de los seres queridos, por cualquier razón, deja a la gente a veces en una soledad sin escapatoria

¿Sabes cómo puedes combatir la epidemia de soledad del siglo XXI?
Aislamiento, aislar, solitario, soledad, solo, depresión. PD

Cristiano Ronaldo tiene 120 millones. Barack Obama tiene 53 millones. Donald Trump tiene 24 millones. Estoy, por supuesto, hablando de seguidores de Facebook.

¿Le preocupa a Donald que Barack tenga el doble de amigos cibernéticos que él? ¿O se consuela con el hecho de que Hillary Clinton solo tiene 10 millones?

Los seguidores de Facebook no son amigos, por supuesto. No vienen a tomar un café y charlar. Si lo hicieran, Cristiano tendría que atender a 330,000 amigos cada día.

Nunca hemos estado tan conectados, pero para millones, esta es la era de la soledad.

Uno de los mayores cambios en la forma en que vivimos ha sido el gran aumento en la cantidad de personas que viven solas.

En parte se debe a que vivimos más tiempo: cada vez hay más personas mayores cuyos compañeros han muerto.

Pero también están los padres solteros cuyos hijos se han ido ya del hogar y personas que estaban casadas pero su relación colapsó, especialmente los hombres de mediana edad.


Solitud no es lo mismo que soledad

Para muchas personas, sin embargo, vivir solas no es un problema.

El International Journal of Ageing and Later Life recientemente incluyó un artículo quejándose de la representación en los medios de comunicación finlandeses de las personas mayores solitarias como un problema.

Una sección, titulada «La posibilidad de la soledad positiva», argumentó que la soledad, el silencio y la privacidad pueden verse como requisitos necesarios para el trabajo creativo.

Además, el documento sugiere que la soledad positiva no es solo un requisito previo para escribir o pintar, sino que también tiene otros significados beneficiosos.

Hay riesgos en confundir la soledad y estar solo.

A algunas personas les gusta su propia compañía y se deleitan con las cualidades de la soledad.

La ensayista estadounidense Alice Koller decidió convertirse en ermitaña y, a partir de esa experiencia, escribió una serie de ensayos titulados «Las estaciones de la solitud».

«Ser solitario es estar solo y bien», concluyó. «Estar solo, lujosamente inmerso en actividades de tu propia elección, consciente de la plenitud de tu propia presencia en lugar de la ausencia de otros. Porque la solitud es un logro».

A mí me tienden a persuadir más los pensamientos del filósofo Francis Bacon sobre el tema: «Quien está encantado en la soledad es una bestia salvaje o un dios».

Fuente original: BBC Mundo/Leer más

VÍDEO DESTACADO: La soledad y la falta de alimentos provocan que ancianos japoneses roben para ir a prisión

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído