Investigación

¡Gran avance!: Científicos logran convertir sangre del tipo A en universal con este ingenioso método

¡Gran avance!: Científicos logran convertir sangre del tipo A en universal con este ingenioso método
Sangre N+1

Cada dos segundos, un estadounidense necesita transfusión de sangre. En México, solo el 3% de sangre recolectada al año es por donaciones voluntarias. En Argentina, solo el 1.5% de la población dona, siendo el 10% necesario para cubrir la demanda. Las autoridades colombianas indican que se necesita el doble de donaciones anuales. Hoy mismo es el Día del Donante y, mientras las autoridades locales luchan por inculcar a la ciudadanía de lo necesario que es realizar esta práctica para ayudar a otros, un equipo de científicos ha logrado convertir sangre del tipo A en tipo O, o el llamado tipo universal, según recoge el autor original de este artículo Daniel Meza en N+1 y comparte Paula Dumas para Periodista Digital

La hazaña es muy importante porque las transfusiones no son cosa fácil. Tenemos cuatro tipos de sangre diferentes, pero el tipo O negativo es el único tipo de sangre que puede ser dado a personas con todos los tipos de sangre. La característica de “universal” de esta sangre, la convierte en un tipo de alta demanda y poca oferta, pero un hallazgo sin precedentes anunciado esta semana podría solucionar más de un problema en este campo.

Un hallazgo muy útil frente a escasez
Una nueva investigación que vio la luz en Nature Microbiology, mostró una forma viable de convertir sangre tipo A en O usando enzimas presentes en el intestino humano, más específicamente en la microbiota llamada Flavonifractor plautii. Cuando estas enzimas son añadidas a la sangre A, las moléculas en su superficie que la definen como A quedan desvinculadas, convirtiéndolas en sangre tipo O.

Esto es muy importante y útil, considerando que por ejemplo, en los EEUU, la sangre A es el segundo tipo de sangre más común, mientras solo el 7% de donantes tiene sangre O negativo.

Estas moléculas superficiales, llamados antígenos, determinan los tipos de sangre. Pueden ser azúcares o proteínas adjuntas a diferentes partes de la membrana de glóbulos rojos (una molécula diferente, el factor Rhesus, identifica el tipo de sangre como positivo y negativo). Los tipos de sangre A, B, y AB tienen sus propios tipos de antígenos, pero el grupo O no. Por ello el O es considerado universal.

El sistema inmune ataca moléculas extrañas, pero la sangre O no tiene moléculas extrañas en su superficie. Todas las otras sangres, por el contrario, podrían disparar una respuesta contra la sangre transferida (si es que se usa la sangre incorrecta), ocasionando incuso la muerte a los pacientes.

Pruebas tomarán un tiempo

El equipo, liderado por Stephen Withers, de la Universidad de British Columbia, Canadá, explicó a Inverse que experimentos similares había sido llevados a cabo en 2007 y , pero en métodos poco perfectos y en tiempos poco eficientes.

Ahora, el equipo está procediendo con pruebas en asociación con expertos de Canadian Blood Services, una ONG especializada en recolectar donaciones, procedimiento mediante el cual se asegurarán que esta “nueva” sangre es completamente segura y funcional.

Se espera que la fase de pruebas acabe en dos años, y luego corresponderían los ensayos clínicos tomarán algunos años más. Eso sería todo, asumiendo que no surjan problemas.

Si todo va como se espera, podríamos estar hablando de una revolución en la donación de sangre, colocando cantidades ingentes de sangre universal disponible en los bancos.

Video: Madre inyecta sangre a su hijo para atraer la atención de los médicos

Autor

Paula Dumas

Informar y entretener; periodismo del siglo XXI, actualidad y redes.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído