Cómo nuestra emoción afecta a la acción

Cómo nuestra emoción afecta a la acción
Emoción YT

Durante situaciones de alto estrés, como hacer un gol en el fútbol, ​​algunos atletas experimentan un rápido descenso en el rendimiento bajo presión, conocido como «asfixia». Ahora, los investigadores del Instituto Salk han descubierto lo que podría estar detrás del fenómeno: señales unidireccionales del circuito de emociones del cerebro al circuito de movimiento. El estudio, que se publicó en línea el 6 de septiembre de 2019, en eLife, podría conducir a nuevas estrategias para tratar trastornos con movimiento interrumpido, como el trastorno obsesivo compulsivo, la ansiedad y la depresión, además de ayudar en la recuperación de lesiones de la médula espinal o físicas rendimiento bajo presión, ,según recoge sciencedaily y comparte Paula Dumas para Periodista Digital.

«Este hallazgo es muy emocionante, ya que es la primera vez que se encuentra un mecanismo de circuito integral que muestra cómo los estados emocionales pueden influir en el movimiento a través de las conexiones en un área del cerebro llamada ganglios basales, una región involucrada en el comportamiento rector», dice Associate Profesor Xin Jin, autor principal del artículo. «Anteriormente no sabíamos mucho sobre esta vía, por lo que genera un paradigma completamente nuevo para examinar los trastornos psiquiátricos, así como la lesión de la médula espinal».

Anteriormente se creía que la emoción del cerebro y los bucles de movimiento funcionaban como circuitos cerrados paralelos, operando independientemente para transmitir información importante. Sin embargo, los investigadores sospecharon que podría haber alguna influencia de la emoción en el movimiento debido a la observación de que, en condiciones neuropsiquiátricas como la depresión, la disminución del movimiento físico es un síntoma y podría estar relacionado con el procesamiento emocional interrumpido y la motivación reducida. Sin embargo, los científicos no sabían mucho sobre las conexiones dentro de cada circuito o cómo los circuitos podrían interactuar.

«Queríamos explorar cómo la información emocional llega a los circuitos de movimiento en el cerebro mediante el uso de una combinación de técnicas virales y optogenéticas de vanguardia», dice Sho Aoki, coautor y becario postdoctoral en el laboratorio Jin.

Los científicos buscaron rastrear estos circuitos en modelos de roedores para comprender mejor cada paso de la comunicación neuronal. Se centraron en los bucles cerebrales de emoción y movimiento, comenzando desde una región involucrada en la emoción (la corteza prefrontal medial) y una región involucrada en el movimiento (la corteza motora primaria). Utilizaron múltiples herramientas de rastreo genético y viral, incluida una técnica desarrollada por el laboratorio del profesor Salk Ed Callaway, para observar cómo se organizaba cada asa en el cerebro.

Autor

Paula Dumas

Informar y entretener; periodismo del siglo XXI, actualidad y redes.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído