¿Por qué las personas mayores piensan que las generaciones más jóvenes no están a la altura?

¿Por qué las personas mayores piensan que las generaciones más jóvenes no están a la altura?
Adolescente YT

El Dr. John Protzko y el profesor Jonathan Schooler de la Universidad de California, Santa Bárbara, encuestaron a estadounidenses de entre 33 y 51 años sobre cómo ven a los niños de hoy, así como también probar sus propias creencias y habilidades.

Para sorpresa de nadie, Protzo y Schooler descubrieron que las personas con opiniones autoritarias consideran que los niños de hoy son menos respetuosos con sus mayores que su propia generación, aunque el apoyo al reclamo está bastante extendido incluso entre aquellos que solo respetan a los que están en el poder.

En Science Advances, la pareja resume esta actitud citando al reverendo Thomas Barnes: «Los jóvenes nunca fueron más astutos … los antiguos son despreciados, los honorables son condenados, el magistrado no es temido». Como el lenguaje sugiere, la queja fue de 1624 Es cierto que el hecho de que la generación menospreciara posteriormente organizó la primera revolución de Inglaterra y ejecutó a Charles I sugiere que Barnes pudo haber sido más preciso cuando dijo esto que la mayoría de los que han expresado tales opiniones, según recoge iflscience y comparte Paula Dumas para Periodista Digital.

Sin embargo, Protzko y Schooler también encontraron algunas correlaciones más inesperadas. También pidieron a las personas que compararan la inteligencia de los jóvenes de hoy con su propia generación. En promedio, las personas consideraron a los niños de hoy de inteligencia similar a su propia generación a la misma edad, pero la variación dentro de la muestra se correlacionó con la inteligencia, no con el autoritarismo. Las personas altamente inteligentes, de las que se podría esperar que sean conscientes del efecto Flynn, que revela que cada generación tiene un coeficiente intelectual más alto que el anterior (aunque, por supuesto, no es tan simple como eso), eran las más propensas a creer lo contrario. .

Finalmente, las personas que disfrutan más la lectura tienen menos probabilidades de pensar que los niños de hoy comparten el mismo placer.

Protzko y Schooler realizaron dos estudios adicionales con la esperanza de explicar las observaciones de lectura y, por implicación, las de las otras dos características. Llegaron a la conclusión de que sus hallazgos no eran producto de personas que, como niños, se asociaron con otros como ellos y compararon esta muestra sesgada con los jóvenes de hoy.

En cambio, los autores atribuyen estos patrones al hecho de que «las personas que se destacan objetivamente en una dimensión tienen más probabilidades de notar las fallas de los demás en esa dimensión». Además, parece que las personas atribuyen sus propias tendencias, sean su respeto por la autoridad, la inteligencia o amor por la lectura, a sus compañeros, y concluir que la generación más joven no está a la altura. «Aparentemente», concluye el documento, «al observar a los niños actuales, comparamos nuestra memoria sesgada del pasado con una evaluación más objetiva del presente, y parece haber un declive natural».

Autor

Paula Dumas

Informar y entretener; periodismo del siglo XXI, actualidad y redes.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído