Los bebedores esporádicos también están expuestos a serios riesgos para la salud. La ingesta de una sola copa de vino al día (sobre 250 mililitros) u

Confirman que beberse una sola copa de vino al día triplica el riesgo de padecer cáncer

Confirman que beberse una sola copa de vino al día triplica el riesgo de padecer cáncer

Se da el nombre de «vino» únicamente al líquido resultante de la fermentación alcohólica, total o parcial, del zumo de uvas, sin adición de ninguna sustancia. En muchas legislaciones se considera solo como vino a la bebida fermentada obtenida de Vitis vinifera, pese a que se obtienen bebidas semejantes de otras especies como la Vitis labrusca, Vitis rupestris, etc, según wp. El conocimiento de la ciencia particular de la elaboración del vino se denomina enología (sin considerar los procesos de cultivo de la vid). La ciencia que trata tan solo de la biología de la vid, así como de su cultivo, se denomina ampelología

Los bebedores esporádicos también están expuestos a serios riesgos para la salud. La ingesta de una sola copa de vino al día (sobre 250 mililitros) u otra bebida con poca graduación alcohólica, como la cerveza, triplica las posibilidades de contraer cáncer de faringe, esófago, mama y boca, según un informe publicado en la revista Annals of Oncology que fue elaborado a partir del análisis de los datos aportados por más de 200 investigaciones oncológicas, según recoge el autor original de este artículo Iván Gil en elconfidencial y comparte Francisco Lorenson para Periodista Digital.

Lo más sorprendente es que las investigaciones no encontraron una relación directa entre el consumo moderado de alcohol y otros tipos de cáncer tradicionalmente asociados a este hábito, como el de hígado, colon o laringe. La explicación de los investigadores sobre este hecho es que el alcohol incrementa más el riesgo de cáncer en aquellos tejidos con los que entra en contacto directo, como el esófago, la faringe y la boca. Respecto al cáncer de mama, el aumento del riesgo a contraerlo se relaciona con el aumento de los niveles de estrógenos e insulina que se producen por la ingesta de bebidas alcohólicas.

Se calcula que cada año se producen 34.000 muertes de cáncer contraído por consumir alcohol, según los datos manejados por los investigadores. Concretamente, la mayor proporción es de cáncer de esófago, con 24.000 muertes anuales, seguido por el de mama y faringe.

Beneficioso para las mujeres de mediana edad
Este nuevo estudio médico se distancia de numerosas investigaciones anteriores en las que se defendían los beneficios de beber vino con moderación. Buena parte de ellas recomendaban el consumo de una o dos copas de vino diarias para reducir las posibilidades de contraer enfermedades coronarias o diabetes tipo 2. En el caso de las personas mayores, estos beneficios para la salud se extendía al retraso de la demencia y a la mejor movilidad física.Cada año se producen unas 34.000 muertes a causa de algún tipo de cáncer provocado por la ingesta de alcohol

Un grupo de investigadores de la Universidad de Harvard publicó hace unos meses un estudio en el que concluían que el consumo moderado era beneficioso para las mujeres de mediana edad, tanto para evitar trastornos de salud asociados con la vejez, como enfermedades coronarias. Para llegar a estos resultados se analizaron las condiciones físicas de 120.000 enfermeras de 50 años y se compararon con sus informes clínicos cuando cumplieron 70 años, concluyendo que las participantes que habían bebido diariamente lo equivalente a unas dos copas de vino diarias tenían un 28% menos de problemas de salud que las que no habían bebido.

Vino blanco o tinto, los mismos efectos

Las estimaciones para el futuro realizadas por los investigadores no son nada halagüeñas. Según sus previsiones, en pocos años el 3,6% de los cánceres mortales habrán sido provocados por el consumo de alcohol “dado la alta proporción de personas que cada vez se incorporan antes al consumo”, apunta el profesor Peter Johnson, director del Cancer Research UK Centre. Durante las dos últimas décadas, la incidencia del cáncer de boca aumentó un 20%. Los hombres son dos veces más propensos a contraerlo, lo que se asocia a un mayor consumo de alcohol que las mujeres.En las personas con más de 50 años el consumo moderado retrasa los trastornos de salud asociados a la vejez

Una de cada ocho mujeres tiene riesgo de contraer cáncer de mama en algún momento de su vida, pero los estudiosos advierten que esta proporción podría descender a una de cada seis si se mantienen los ritmos ascendentes de incorporación al consumo de alcohol entre las mujeres.

El incremento en el riesgo de contraer cáncer no varía según el tipo de bebida consumida habitualmente. Tampoco se encontraron diferentes efectos entre el vino tinto y el blanco, aunque algunas investigaciones previas sí habían encontrado que el tinto es más cardioprotector que el blanco. Un beneficio cardiovascular que se debe a la presencia de flavonoides (un antioxidante presente en esta bebida), especialmente el denominado resveratrol.

Autor

Francisco Lorenson

Polifacético e innovador reportero, lleva años trabajando en el sector y aprendiendo de algunas de las personas más inteligentes del negocio.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído