¿Sabes cuál es el dolor más fuerte que puedes llegar a sentir?

Algunas personas dicen que la vida es un dolor. Esas personas son optimistas: la vida no es un dolor, son muchos dolores, en plural: el dolor de muelas, el dolor de espalda, el dolor que se siente tras una ruptura, el dolor de ver a tus padres envejecer y morir, el dolor de ajustar tus expectativas de vida a la baja, el dolor de estómago, el dolor de cabeza, el dolor que no se sabe de dónde proviene: hay un millar de cepas diferentes, de las cuales experimentarás un porcentaje nada despreciable antes de tu muerte (probablemente dolorosa).

El tipo de dolor que muchas personas consideran el peor es algo llamado neuralgia del trigémino.

El nervio trigémino proporciona toda la información del dolor de la cabeza y la cara. Si tienes dolor en una muela, dolor en la cara, dolor en los ojos, lo que sea, está entrando por este nervio trigémino. Y lo que sucede en algunas personas es que un vaso sanguíneo se dilata o se hipertrofia, y empuja el nervio trigémino. A menudo, los pacientes describen el dolor resultante como un rayo que golpea el lado de la cara. Los ataques no duran mucho, tal vez hasta dos minutos, pero alguien podría tener cientos de estos dolores en un día, provocados por una estimulación muy leve: una ráfaga de viento frío, por ejemplo, o cepillarse los dientes o afeitarse. Muchas veces, las personas con neuralgia del trigémino dejan de cepillarse los dientes por esa razón, por lo que tienen problemas dentales.

Los especialistas en dolor usan algo llamado escala numérica del dolor para calificar el dolor de un paciente. La escala va de 0 a 10, y prácticamente todas las personas con neuralgia del trigémino calificarán su dolor como 10, el peor dolor imaginable, según gm.

Es hasta cierto punto tratable: hay un medicamento llamado tegratol diseñado para la epilepsia que ayuda a muchas personas, al menos al principio. Pero tiene efectos secundarios que la gente odia: baja un poco tu coeficiente intelectual y te deja distraído y un tanto disfórico.

También hay dos tipos diferentes de cirugías que algunas personas terminan recibiendo. En uno de ellas, entran y abren el cráneo y ponen una pequeña almohadilla entre el nervio y el vaso sanguíneo. La liberación generalmente es inmediata, pero algo así como el 50% de los pacientes necesitan repetir la operación. En otra, los pacientes reciben radiación ionizante muy concentrada, dirigida hacia un sitio profundo del cuerpo, con frecuencia en la cabeza, para cocer el sistema. Por lo general, eso también ayuda, pero lleva un tiempo que funcione.

Muchas madres dirán que el parto es el peor dolor que jamás han experimentado, y generalmente lo es. Pero alguien que tuvo un bebé y luego tiene neuralgia del trigémino en algún momento posterior de su vida, te dirá que la neuralgia del trigémino es peor.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los vídeos más vistos

Lo más leído