¿Crees que todo lo que recuerdas es real? ¡Los falsos recuerdos existen!

¿Crees que todo lo que recuerdas es real? ¡Los falsos recuerdos existen!
Reloj YT

Esto es algo que no se aplica solo a la infancia. Buen ejemplo de ello es el del caso de Donald Thompson. En 1975, una mujer acusó a este psicólogo australiano de haberla violado, para abandonarla después inconsciente en su apartamento. El hombre tenía una coartada más que sólida, pues justo en el momento que tuvo lugar la agresión se encontraba grabando un programa de televisión en directo; en el que, paradójicamente, hablaba sobre el papel de los testigos oculares en un crimen.

Miles de espectadores se convirtieron en sus propios testigos oculares, librándole de ser condenado por ello, pues la víctima insistía en recordar con detalle que él era el agresor. Más tarde se supo que ella había sido una de esas espectadoras y que la cara de Thompson había sido lo último que había visto antes de caer en manos del violador. Esto, junto al trauma de vivir una situación como aquella, le provocó tal estado de confusión que experimentó cómo se formaba en su mente un recuerdo falso, según hp.

También en los 70, la psicóloga cognitiva Elizabeth Loftus demostró que se pueden modificar los recuerdos de una persona, simplemente haciendo sugerencias o preguntas muy concretas. Por ejemplo, en un primer experimento mostraba a un grupo de voluntarios una escena en la que se ve un coche rojo pasando un cruce en el que se encuentra una señal de stop.

Tras visualizar esta imagen, se les enseñaba un vídeo en el que ese mismo vehículo atropellaba a una persona. Finalizada la película, Loftus hacía preguntas como ¿qué hizo el coche verde después de atropellar al peatón? o ¿qué pasó después de que el coche se saltara el ceda el paso? A pesar de haber visto claramente el color del coche y el contenido de la señal los sujetos recordaban un coche verde saltándose un ceda el paso.

Aunque cada vez conocemos más sobre nuestra memoria, sigue entrañando muchos misterios que deben ser investigados. “Una de las estructuras más importantes en la formación de estos recuerdos son las engramas”, cuenta Nogueras. Se trata de grupos de neuronas que se activan ante la percepción de una información determinada. Tienen un papel esencial en un gran número de funciones, entre ellas la memoria, pues se ha observado que, una vez formadas, cuando se activan reproducen la experiencia subjetiva que generó el hecho que llevó a que se originaran. Sin embargo, parece ser que esta síntesis de conexiones no es inmutable, de ahí que no reproduzcamos los recuerdos como pequeñas películas almacenadas en nuestro cerebro (fallo ahí, Inside Out).

Esto es algo que el psicólogo entrevistado por este medio explica de un modo muy sencillo. “Imagina que estás viendo una serie”, ejemplifica. “Varias partes de tu cerebro, como las cortezas visual y auditiva, se activan para procesar la información que recibes. Sin embargo, cuando vas a contarle a un amigo un capítulo, aunque se activan las mismas áreas, la reproducción no es exacta”. Añade que es importante entender que la memoria es asociativa. “Hay un disparador que pone en marcha los recuerdos, pero cada vez se pueden activar diferentes imágenes o percepciones asociadas”.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído