LA CIENCIA Y EL AMOR

‘British Medical Journal’: Este scanner de un coito con calentón es el artículo más visto de la historia de la revista científica

Aunque todo el mundo está al tanto, recordamos que el prestigioso y siempre serio British Medical Journal o BMJ, es una revista médica publicada semanalmente en el Reino Unido por la Asociación Médica Británica, en la que se presentan investigaciones relevantes y novedosas, que doctores de todo el mundo, registran y documentan como casos de estudio.

La revista se encuentra en formato digital y cada artículo puede ser descargado por los suscriptores, por eso, y como una anécdota, desde el medio científico decidieron hacer un recuento de cuáles son los documentos más solicitados.

Y el resultado ha sido realmente sorprendente porque el top 1 se lo lleva uno de los artículos que tiene menos importancia médica. Y más morbo, para sonrojo de los científicos.

Scanner de una pareja heterosexual en pleno coito.

Desde el sesudo BMJ aclaran que el archivo más descargado en la historia de la revista es la primera resonancia magnética de un pene en la vagina.

Cuando se les pregunta si tienen alguna explicación coherente, los de BMJ se limitan a comentar casi con sorna: «A los lectores les encantan las fotos de sexo gratis».

La resonancia forma parte de un artículo holandés publicado durante la Navidad de 1999 en el que se documentó con varias resonancias diversas posiciones sexuales entre una pareja heterosexual.

Los principales hallazgos, basados en 13 experimentos realizados con ocho parejas y tres mujeres, indicaban que durante el coito en la ‘posición del misionero’ el pene no está recto ni tiene forma de ‘S’ como se habían pensado anteriormente por Masters y Johnson, los protagonistas de la serie Masters of Sex, sino que se posiciona, de hecho, en forma de boomerang.

Además, durante la excitación sexual femenina, el tamaño del útero no aumenta, como se había informado anteriormente.

Antes de esa imagen, se creía que el órgano sexual masculino era recto o en forma de «S» cuando ingresaba a la vagina, lo que fue descartado gracias a las imágenes.

Los investigadores concluyeron que tomar imágenes de resonancia magnética (IRM) de los genitales masculinos y femeninos durante las relaciones sexuales es factible y aumenta nuestro conocimiento de la anatomía.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído