Para muchos el precio del medicamento es "ofensivo" cuando el mundo atraviesa una emergencia global de salud pública

Remdesivir: Por qué el fármaco ‘milagroso’ contra el COVID-19 cuesta 3.000 dólares si su coste de producción es de solo 10

Aunque la empresa Gilead no publicó el costo de desarrollo de remdesivir, una organización sin ánimo de lucro calculó lo que se gastan en producirlo

Remdesivir: Por qué el fármaco 'milagroso' contra el COVID-19 cuesta 3.000 dólares si su coste de producción es de solo 10
El Remdesivir o el precio para intentar sobrevivir al coronavirus.

Mientras la comunidad internacional está a la espera de una vacuna para prevenir el COVID-19, hay un medicamento que ya ha sido reconocido por sus efectos contra la enfermedad.

El remdesivir, un fármaco antiviral desarrollado por la empresa estadounidense Gilead, mostró efectos muy positivos en los pacientes infectados con coronavirus al disminuir su tiempo de recuperación.

La mala noticia llegaba después, según publica la BBC, un tratamiento de 5 días para un paciente tiene un coste de 3.120 dólares, es lo que pagan las aseguradoras.

Aunque en los países desarrollados se deberá pagar 2.340 dólares por tratamiento, la empresa está entablando negociaciones con fabricantes de fármacos genéricos para desarrollar el medicamento «a un costo sustancialmente reducido».

«Estamos conscientes de la significativa responsabilidad que acompaña a fijar un precio para remdesivir», indicó en un comunicado el presidente ejecutivo de Gilead, Daniel O’Day.

«Después de un cuidado considerable, de mucho tiempo y muchas discusiones que esto merece, estamos listos para compartir nuestra decisión», señaló.

La decisión, sin embargo, generó extensas críticas de quienes piensan que es «ofensivo» poner un precio tan alto a un medicamento cuando el mundo atraviesa una emergencia global de salud pública.

Coste de investigación

Los observadores señalan que las farmacéuticas tienen derecho a obtener ganancias debido a la enorme suma de dinero que se invierte en el desarrollo y fabricación de un fármaco.

«Hay que partir de la base de que el desarrollo de medicamentos es carísimo», le dice a BBC Mundo Francisco López-Muñoz, profesor de farmacología y vicerrector de investigación de la Universidad Camilo José Cela, en Madrid.

«Se estima que el coste promedio de un medicamento, desde su descubrimiento hasta su llegada al mercado, es de aproximadamente 1.000 millones de euros (US$1.140 millones)».

«También está el tiempo. El desarrollo de un medicamento puede llevar hasta 12 años y solo uno de cada 5.000 medicamentos en estudio llega al mercado».

«A esto hay que sumar la expiración de la patente tras la comercialización, que es de 20 años».

«En resumen, mucho tiempo de investigación y muy costosa y poco tiempo de obtención de réditos económicos», afirma el investigador.

Desarrollado con dinero público

Con el remdesivir, sin embargo, las cosas han sido diferentes porque no es un fármaco nuevo, ni Gilead lo desarrolló específicamente para el COVID-19.

El medicamento fue desarrollado inicialmente para la hepatitis C.

Cuando se descubrió que no era efectivo contra esta enfermedad, fue investigado como tratamiento para el virus de ébola, pero tampoco funcionó con esta infección y quedó «archivado» en las estanterías de Gilead.

Fue a principios de este año, con el brote del SARS-Cov-2, cuando Gilead decidió volver a probar el fármaco e investigar su potencial contra el coronavirus.

Y estos nuevos ensayos clínicos fueron financiados por los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, y otros organismos internacionales, es decir, fueron pagados con el dinero de los contribuyentes.

«El asunto con remdesivir es por qué debemos pagar este enorme precio de miles de dólares si Gilead no llevó a cabo las investigaciones para llevarlo al mercado», explicó el doctor Andrew Hill, investigador del Departamento de Medicina Traslacional de la Universidad de Liverpool, Inglaterra.

«Yo podría aceptar ese precio si la empresa hubiera realizado todas las investigaciones sobre el fármaco, pero estas fueron llevadas a cabo por los Institutos Nacionales de Salud (de Estados Unidos), por la Organización Mundial de la Salud, por científicos chinos, entonces, ¿por qué Gilead debe obtener ganancias con las investigaciones de otros?», cuestionó.

Gilead no ha publicado cuál es el costo de desarrollo de remdesivir, pero un análisis del Instituto de Revisión Clínica y Económica (ICER), una organización sin ánimo de lucro que evalúa los ensayos y tratamientos médicos en Estados Unidos, calcula que el costo de manufactura del fármaco es de unos US$10 dólares por un tratamiento de 10 días por paciente.

«Escandalosamente costoso»

Tal como señalan los críticos, es «escandaloso» que una farmacéutica se esté beneficiando en momentos de una emergencia global de salud pública.

«No estoy en contra de obtener ganancias en sí mismas, pero encuentro que el precio (de remdesivir) es escandalosamente costoso», le dice a BBC Mundo el profesor Grahan Dutfield, experto en propiedad intelectual y regulaciones de salud de la Universidad de Leeds, Inglaterra.

«Pero también creo que es muy escandaloso que el gobierno no haya evitado esto. Porque la industria opera en un sistema normativo y ese sistema normativo debe ser regulado por el gobierno«.

«Así que no solo debemos responsabilizar a la compañía. Creo que también debemos responsabilizar a los gobiernos por permitir que esto ocurra», considera el experto.

La forma como se fijan los precios de los medicamentos varía de país a país.

Como explica el profesor Dutfield, en países como Reino Unido y el resto de Europa, los precios de los medicamentos suelen ser mucho más bajos porque los sistemas sanitarios universales, que son el único comprador, suelen negociar descuentos con los fabricantes.

«El Sistema Nacional de Salud (en Reino Unido) está en una buena posición para fijar un precio justo, basado en discusiones sobre la economía de la salud», afirma el experto.

«Se fijará un precio que es justo en términos del impacto de ese medicamento en la salud y en la economía de la nación. Y se espera que la empresa farmacéutica esté de acuerdo con ese precio».

Pero en Estados Unidos, la situación es muy distinta, explica Graham Dutfield.

«Estados Unidos es diferente porque la industria farmacéutica realmente no está sujeta a ningún tipo de control de precio. Las farmacéuticas pueden fjiar sus propios precios».

«Así que la única presión que existe para mantener los precios bajo control es la presión política».

Así, los más afectados, como se ha visto con otros medicamentos en el pasado, son los países en desarrollo donde los tratamientos médicos que se descubren en el mundo desarrollado suelen llegar tarde y suelen ser sumamente costosos.

«En España, donde tenemos un sistema sanitario universal, estos precios, que son muy muy elevados, recaen al final en la administración pública. Lo pagamos todos», le dice a BBC Mundo Francisco López Muñoz.

«Pero en otros países donde esto no existe habrá muchas personas que no se pueden permitir el lujo de gastarse 3.000 euros (US$3.420) en el tratamiento, porque no los tienen».

«Y pienso ahora mismo en toda Latinoamérica, donde la epidemia se ha descontrolado más y la inmensa mayoría no va a tener estos recursos personales para poder soportar el gasto de este tratamiento», agrega el experto.

«El reto ético de la pandemia»

El precio del remdesivir es importante, señalan los expertos, porque otras compañías que están desarrollando tratamientos o vacunas para la pandemia de coronavirus están observando el mensaje de cómo fijar ellos mismos sus precios.

«Nos estamos asustando mucho con el precio de remdesivir porque es muy caro, pero el verdadero problema ético se va a plantear no con el remdesivir, sino cuando empiecen a aparecer las primeras vacunas», asegura el profesor Francisco López Muñoz.

«Este sí que va a ser el gran reto ético de la pandemia».

«Porque el remdesivir es un tratamiento para un grupo muy concreto de personas, para muy pocos pacientes contagiados. Pero la vacuna va a ser para toda la población del mundo y esto creará otras vertientes éticas tremendas, no solamente la económica sino también la social».

«Es decir, Europa se va a vacunar antes, Estados Unidos se va a vacunar antes, Oriente Lejano, incluyendo a China, Japón y Corea, se van a vacunar antes. Y evidentemente Latinoamérica y África van a ser los últimos», afirma el experto de la Universidad Camilo José Cela.

Es por eso que muchos están pidiendo ahora que las farmacéuticas renuncien a sus patentes durante la pandemia y las vuelvan a adquirir una vez que pase la emergencia de salud global.

Pero esta, como señala el profesor Graham Dutfield de la Universidad de Leeds, es una lucha «desigual».

«La industria (farmacéutica) tiene demasiada independencia para hacer las cosas que desea y ese es el problema», le dice a BBC Mundo.

«Básicamente no tienen limitaciones legales y las limitaciones morales tienen poco peso, porque la industria primero tiene que maximizar el valor de los accionistas».

«Realmente creo que los científicos que trabajan en la industria quieren ayudar al mundo, pero ellos no son quienes toman las decisiones finales», concluyó el experto.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído