La respuesta inmunológica de luchas pasadas contra otros coronavirus

Científicos creen que las células-T pueden ser la ‘vacuna’ contra el coronavirus y algunos ya la tienen

"Si tiene una población de células-T armadas y listas para protegerlo, podría controlar la infección mejor que alguien que no"

Científicos creen que las células-T pueden ser la 'vacuna' contra el coronavirus y algunos ya la tienen
La ciencia contra el coronavirus

Que el coronavirus no actúa de la misma forma ante todas las personas eso se conocía, pero que hayan personas inmunes, parece ser un nuevo hallazgo científico.

Según publicó el New York Times, existe una gran cantidad de personas de algunas poblaciones, entre el 20 y el 50 por ciento de las personas en algunas zonas, que albergan células-T. Estas son una parte importante del sistema inmunitario adaptativo.

Reconocen el nuevo coronavirus a pesar de no haber tenido contacto con él.

Las mencionadas células-T son probablemente consecuencias de luchas pasadas con otros coronavirus relacionados, incluidos los que suelen causar los resfriados comunes, notan los científicos. Los linfocitos T activados son los responsables de la inmunidad celular destruyendo células infectadas.

«Si tiene una población de células-T armadas y listas para protegerlo, podría controlar la infección mejor que alguien que no tiene esas células con la reactividad cruzada», explica Marion Pepper, una inmunóloga de la Universidad de Washington que está estudiando las respuestas inmunes de los pacientes ante el COVID-19.

En teoría, las células-T con reactividad cruzada pueden «proteger casi como una vacuna», destaca Smita Iyer, inmunóloga en la Universidad de California, que está estudiando las respuestas inmunes al COVID-19 en primates.

Otros estudios anteriores han demostrado que las células-T con reactividad cruzada pueden proteger a las personas contra diferentes cepas del virus de la gripe y, tal vez, otorgar un rastro de inmunidad contra el dengue y la enfermedad del Zika.

Los investigadores han encontrado casos de personas en EE.UU., Alemania, Países Bajos, Singapur y Reino Unido que nunca han estado expuestas al nuevo coronavirus, pero que portan células-T que reaccionan al covid-19.

Según un reciente estudio publicado en la revista Science, los coronavirus comunes que causan resfriados pueden ser una fuente potencial de células-T. Varios investigadores destacan que existe la probabilidad de que, si estas células se encuentran con algo de un gran parecido con lo que han afrontado antes, aún pueden despertarse para luchar, incluso si el invasor es totalmente nuevo.

Sin embargo, las células-T con la reactividad cruzada no son necesariamente una fuerza benévola. Al mismo tiempo, podrían ser recuerdos ineficaces de infecciones pasadas, con «absolutamente ninguna relevancia» para la lucha contra COVID-19, explica el Dr. Alessandro Sette.

Para aprender más sobre las células-T, los investigadores pueden estudiar si son más abundantes en pacientes que han sufrido casos leves o graves de COVID-19. Además, pueden medir los niveles de linfocitos-T en grandes grupos de personas sanas, y luego comprobar si enferman con el coronavirus actual.

Sin embargo, en esta cuestión son muchas las preguntas que siguen sin respuesta. Los inmunólogos se muestran incapaces aún de pronosticar completamente cómo el sistema inmunológico humano responde ante este nuevo virus.

 

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído