Herramientas de la medicina del siglo XXI

Longevidad: La longitud de los telómeros podrá determinar de qué enfermaremos

La longitud de los telómeros podía tener repercusiones a la hora de decidir el tratamiento más adecuado

El trabajo para la compresión de los telómeros que se alojan en nuestras células sigue dando pasos de gigante para convertirse en una herramienta médica de primer orden un futuro próximo.

Una vez establecida la relación entre su longitud y la longenvidad, los últimos estudios apuntan a que su análisis podría determinar tratamientos amás certeros e identificar personas en riesgo a desarrollar determinadas enfermedades.

Como publica Amparo Tolosa en la Revista genética médica, los telómeros son las estructuras terminales de los cromosomas responsables de protegerlos y mantener su integridad.

Con la edad y las divisiones celulares progresivas los telómeros se erosionan, lo que puede activar respuestas de daño en el ADN, que lleven a la muerte de la célula o a su senescencia.

La presencia de telómeros más cortos de lo normal está asociada a diferentes trastornos, englobados con el nombre de síndromes de telómeros cortos. Entre ellos se encuentran la fibrosis pulmonar idiopática, la inmunodeficiencia primaria o el fallo de la médula ósea.

Según lo reseñado en un artículo publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, investigadores de la Universidad Johns Hopkins estudian, además, si conocer la longitud de los telómeros podía tener repercusiones a la hora de decidir el tratamiento más adecuado para un paciente con un síndrome de acortamiento de los telómeros.

Para responder a esta pregunta los investigadores analizaron las células de la sangre de 38 pacientes con primeros síntomas de fallo de médula ósea asociado a acortamiento de los telómeros y estimaron la longitud de los telómeros y la presencia de mutaciones en genes relacionados con su condición patológica.

Los resultados obtenidos llevaron a modificar el régimen de tratamiento o el donante de células madre hematopoyéticas en un 24% de los casos (9 de los 38 pacientes).

Una de las personas más autorizada en el campo del estudio de los telóremos es la investigadora española María Blasco, directora del CNIO, quien participó en Madrid en el I Congreso Internacional de Longevidad y Criopreservación donde compartió sus avances en la lucha contra el envejecimiento.

 

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído