El trabajo de María Blasco sondea el interior de la célula

Longevidad: La fuente de la juventud no está en paraísos ocultos

El antídoto contra este acortamiento de los telómeros es la enzima telomerasa

El trabajo de María Blasco, directora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), he merecido un nuevo reconocimiento en los medios de comunicación.

El diario El País le ha dedicado un especio dentro de una de sus secciones patrocinadas en las que nos muestran la lucha de investigadores españoles por comprender un poco más la vida humana.

En este texto, acompañado de un vídeo con entrevista a Blasco, los periodistas de El País cuentan que

Los avances de Blasco y su equipo en este campo vienen a descubrirnos que hemos pasado mucho tiempo buscando fuera la fuente de la vida, en arriesgados viajes y peligrosos experimentos químicos, hasta darnos cuenta de que en realidad la teníamos en nuestros propios genes desde el nacimiento.

Al final de nuestros cromomomas se encuentran unas estructuras denominadas telómeros que son esenciales para la estabilidad del genoma, sin embargo, a pesar de su importancia, cada vez que nuestras células se dividen los telómeros se van desgastando (…).

La investigadora española explica que “el antídoto contra este acortamiento de los telómeros es la enzima telomerasa”, que todos producimos pero solo actúa durante el desarrollo embrionario.

Por eso, cuenta El País, el equipo de María Blasco está experimentando en animales la forma de introducir de forma vírica en los organismos la enzima de la telomerasa.

Estos avances que allanan el camino a una realidad en que la longevidad y calidad de vida se cogieran de la mano, los explicaba María Blasco en el Congreso Internacional de Longevidad y Criopreservación celebrado en Madrid en mayo pasado.

 

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído