A través de las células madre neurales

Longevidad: El elixir de juventud de nuestro cerebro

En una publicación reciente en la revista Science, los investigadores de la Universidad de Stanford descubrieron que la activación de las células madre neurales quiescentes podría mejorarse al aumentar la actividad de los lisosomas. Esta activación es esencial para evitar la disminución fisiológica del cerebro y mantener una buena actividad cerebral.

Según publica el porta Long Long Life, las células madre neuronales sirven como reserva para generar nuevas neuronas y, por lo tanto, deben mantenerse en buen estado durante largos períodos de tiempo.

Entre los muchos equilibrios importantes que deben de mantenerse, destaca el equilibrio de proteínas, ya que la acumulación de agregados de proteínas se produce durante muchas enfermedades neurodegenerativas.

Los mecanismos utilizados por las células madre del cerebro para mantener este equilibrio no eran bien conocidos hasta la publicación de este estudio. Tal y como relata la autora del artículo, Julie Cavallasca,

Los investigadores compararon las células madre neurales de ratones jóvenes y viejos. Estudiaron los transcriptomas (el conjunto de transcripciones de ARN presentes en las células) para comprender el mecanismo por el cual las proteínas se degradan.

Los resultados mostraron que las células madre neuronales quiescentes mostraron una fuerte actividad lisosómica, a diferencia de las células madre neuronales activas, que mostraron una fuerte actividad proteosómica.

Experimentos adicionales en el entorno intracelular mostraron que la mayoría de los agregados de proteínas de las células quiescentes estaban contenidos en los lisosomas. Estas observaciones coinciden en que la proteostasis de las células quiescentes está mediada, en parte, por los lisosomas, pequeños orgánulos celulares que eliminan las impurezas de las células.

Los resultados también mostraron que las células madre quiescentes se activan menos eficazmente en ratones más viejos que en ratones más jóvenes. Estos resultados llevaron a los científicos a cuestionar el impacto que podría tener la manipulación de la actividad de los lisosomas.

Observaron que la acumulación de agregados proteicos condujo a una disminución en la capacidad de activación de las células quiescentes. Por el contrario, la estimulación de la ruta de los lisosomas aumenta la eliminación de agregados, mejorando así la activación quiescente de las células madre neurales.

Las técnicas médicas orientadas a la regeneración de diferentes tejidos fue uno de los pilares sobre los que asentó el contenido del I Congreso Internacional de Longevidad y Criopreservación celebrado en Madrid donde participaron más de 40 especialistas en diferentes ramas del saber y de la medicina. Expertos como Yves Glock que centró su intervención en las limitaciones y horizontes de la regeneración de tejidos.

 

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído