La mente crea para nosotros la realidad

El mundo que percibimos ya no existe

Con la ciencia bajo el brazo no podemos decir aquello del carpe diem. Todo lo que percibimos y configura nuestra realidad, nuestro presente, es en realidad el pasado. Incluso, hay corrientes científicas que defienden que el cosmos es una sombra, una ilusión, que nuestros cerebros imbuyen de realidad material.

La afirmación de que el ser humano vive constantemente en el pasado es un hecho apoyado en el modo en que tenemos de percibir. Todo lo que nos rodea: visiones, sonidos, tacto… no es sino la interpretación de nuestro cerebro de un pasado reciente.

Por ejemplo, cuando vemos como una piedra cae al suelo, en el momento en que reconocemos el suceso, esa piedra ya lleva una milésima de segundo allí. Esa milésima de segundo es lo que tarda nuestro cerebro en procesar la información lumínica que llega a él y transformarla en algo cognoscible. Todo lo que está pasando, ya ha ocurrido.

Es la mente la que crea la realidad. En ese proceso de creación se pierde un tiempo esencial que nos separa del presente real. Pero piensen en la siguiente escala. Cuando escuchamos como una roca se precipita a más de 340 metros de distancia, al percibirla, hace un segundo que esa roca se precipitó. Lo que nos rodea ya ha sucedido cuando está sucediendo para nosotros.

En otra escala mucho mayor, somos conscientes de que el universo que nos rodea es un desfase por ese modo que tiene el cerebro de crear ilusiones. Si ahora, en este momento, el Sol desapareciera, podría terminar de leer tranquilamente este artículo. Solo dentro de 8 minutos seríamos conscientes de las consecuencias de su desaparición. Es la que la luz y energía que sale ahora mismo de su superficie tarda en llegar a la Tierra.

Por supuesto, olvídense de fantasear con visitar estrellas lejanas. La luz de la más cercana, la luz que vemos ahora en el cielo nocturno, empezó a viajar hacia nosotros cuando hace dos millones de años éramos poco más que homínidos. En esa escala cósmica no es que vivamos en el pasado, vivimos del recuerdo de lo que fue y ya no existe.

 

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído