Monitorización de daños registrados en el tejido nervioso

Estudios sobre el corazón pueden ayudar a diagnosticar Parkinson de forma precoz

Una nueva forma de examinar el estrés y la inflamación en el corazón ayudará a los investigadores de Parkinson a probar nuevas terapias y explorar una forma poco conocida en que la enfermedad pone a las personas en riesgo de sufrir caídas y hospitalización.

Según publica la web Eurekalert.com, para cuando se diagnostican los pacientes con enfermedad de Parkinson, generalmente por los temblores y los síntomas de control motor más asociados con la enfermedad, cerca del 60 por ciento de ellos también sufren un daño grave en las conexiones del corazón con el sistema nervioso simpático.

Marina Emborg, profesora de física médica de la Universidad de Wisconsin-Madison, señala que

Esta degeneración neuronal en el corazón significa que los cuerpos de los pacientes están menos preparados para responder al estrés y a cambios simples como ponerse de pie. Tienen un mayor riesgo de fatiga, desmayos y caídas que pueden causar lesiones y complicar otros síntomas de la enfermedad.

Emborg y su equipo probaron el método en el sistema nervioso humano y el corazón de los monos.

Diez monos macacos rhesus sirvieron como modelo para los síntomas de Parkinson, recibiendo dosis de una neurotoxina que causó daños a los nervios de sus corazones de la misma manera que el Parkinson afecta a pacientes humanos. Una vez antes y dos veces en las semanas posteriores, los monos se sometieron a exploraciones PET: tomografía por emisión de positrones, una tecnología de imágenes médicas que puede rastrear procesos químicos en el cuerpo usando trazadores radioactivos.

Los investigadores usaron tres rastreadores diferentes, llamados radioligandos, para mapear tres cosas diferentes en el ventrículo izquierdo de los corazones de los monos: donde los nervios que se extendían en el músculo cardíaco estaban dañados, donde el tejido cardíaco estaba experimentando la mayor inflamación, y donde encontraron el mayor estrés oxidativo.

Las exploraciones fueron lo suficientemente precisas para permitir a los investigadores centrarse en los cambios a lo largo del tiempo en áreas específicas del ventrículo izquierdo del corazón.

Jeanette Metzger, autor principal del estudio, señala que

Sabemos que hay daño en el corazón por el Parkinson, pero no hemos podido ver exactamente qué lo está causando. Ahora podemos visualizar en detalle dónde están ocurriendo la inflamación y el estrés oxidativo en el corazón, y cómo eso se relaciona con la forma en que los pacientes de Parkinson pierden esas conexiones neuronales en el corazón.

Los investigadores dieron a la mitad de los monos en el estudio un medicamento, la pioglitazona, que se ha mostrado prometedor para proteger las células del sistema nervioso central de la inflamación y el estrés oxidativo.

Los resultados sugieren que los pacientes humanos podrían beneficiarse de las exploraciones con radioligandos, y Metzger se pregunta si podría ayudar a detectar a algunos pacientes con Parkinson antes de que progresen sus otros síntomas.

 

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído