El estilo de vida, la alimentación y los factores ambientales determinan gran parte del proceso de antienvejecimiento

El secreto de la eterna juventud: claves para vivir más de un siglo

Parece que el secreto de una larga vida está escondido en cinco regiones dispersas en el mundo: Okinawa, en Japón; Loma Linda, en California; Cerdeña, en Italia; Ikaria, en Grecia y Nicoya, en Costa Rica.

La eterna juventud ha sido desde tiempos inmemoriales unA obsesión para el ser humano. En todos los lugares del planeta y en todas las sociedades y cultura.

Pues parece que el secreto de una larga vida está escondido en cinco regiones dispersas en el mundo: Okinawa, en Japón; Loma Linda, en California; Cerdeña, en Italia; Ikaria, en Grecia y Nicoya, en Costa Rica.

¿Qué tienen en común estos lugares en los que la gente puede vivir más de 100 años?

El periodista Dan Beuttner, del National Geographic, se dedico a investigarlas a fondo y descubrió que había 5 zonas del planeta donde las personas viven más años de media que en el resto del globo terráqueo, es decir donde existe un mayor nombre de personas longevas y sanas, son las denominadas “ Zonas Azules “.

Analizó que aspectos tenían en común estas cinco zonas tan lejanas y dispares y aclaró que el estilo de vida, la alimentación y los factores ambientales determinan gran parte del proceso de antienvejecimiento.

Poniendo en común la forma de vivir de estos 5 lugares determinó que la clave para una vida más longeva se encontraba en los llamados  ‘power 9’:

  • Movimiento
    Moverse naturalmente , los habitantes de las Zonas Azules no van al gimnasio hasta agotarse, sus vidas transcurren con base a movimiento en el día a día, en tareas en el campo y el hogar, cortar leña, pastar a sus animales, ir de un lugar a otro caminando.
  • Alimentación.
    Sana y poco abundante. Hay que comer hasta estar satisfecho, no repleto.  Para los okinawenses se trata de comer hasta un 80% sin sentirse llenos. Así que cada vez que vayamos a ingerir una comida, recordemos a los longevos japoneses y nos animaremos a seguir su valioso ejemplo. Mucha gente come hasta estar completamente llena, cosa que automáticamente les da sueño y les quita energía en vez de dársela. En el proceso de digestión hay un gasto de energía, así que comer mucho, no es saludable.
  • Dieta rica en vegetales y frutas
    Los productos que consumen los habitantes de las Zonas Azules son locales, frescos, llenos de vida y de color.
  • Consumo moderado de alcohol
  • Estilo de vida que limita el estrés.
    En todas las zonas azules tienen técnicas para disminuir el estrés, que provoca inflamación crónica y se asocia a casi todas las enfermedades relacionadas con el envejecimiento. La meditación o el yoga se hicieron populares en los últimos años en las principales ciudades de Occidente pero Buettner insiste en que no hay una única forma para bajar el ritmo. Por ejemplo, en Okinawa sus habitantes se toman unos cuantos minutos al día para recordar a sus ancestros, los adventistas de Loma Linda rezan, los icarianos tienen por costumbre tomar una siesta diaria y en Cerdeña es un hábito aprovechar una hora del día para ir a pasear y tomar algo.
  • Un propósito de vida
    Robin Sharma en su libro «El monje que vendió su Ferrari» cita una frase emblemática: «El principal propósito de la vida es tener una vida con propósito». Víktor Frankl, en su libro «El hombre en busca de sentido» establece como conclusión que las personas que sobrevivieron a las duras condiciones en los campos de concentración nazis durante la Segunda Guerra Mundial, no eran las más jóvenes, fuertes o inteligentes; sino aquellas que sabían exactamente qué era lo que iban a hacer, una vez que fueran libres; aquellos que tenían un sentido de vida. En Okinawa las personas tienen una palabra para esto: Ikigai, que se traduce como «La razón por la que te despiertas cada mañana»
  • Compartir en comunidad una práctica espiritual
    Los más longevos del mundo forman parte de alguna comunidad religiosa o espiritual. Los sentidos de trascendencia y de legado al prójimo tienen una conexión íntima con las emociones y sentimientos. Nietzche llegó a mencionar «Quien tiene una razón poderosa para vivir, puede soportar cualquier forma de hacerlo.» Las emociones y sentimientos juegan un papel preponderante en la génesis de muchas enfermedades.  Cada vez hay más evidencias científicas sobre la influencia positiva o negativa que ejercen las emociones y los sentimientos en nuestro sistema inmunológico, que es el encargado de defender a nuestro organismo de agentes agresores. El fortalecimiento emocional se basa en la fortaleza espiritual:  optimismo, alegría, amor, perdón, compasión , integridad, autorrealización, etc. con lo que el estado de animo influye directamente en nuestra salud.
  • Compromiso con la familia
    Los habitantes de las zonas azules, mantienen vínculos muy estrechos con sus familiares, participando activamente dentro del hogar con optimismo, gracias a unas buenas bases de amor, perdón y esperanza. . Este bienestar se traduce a todo el grupo, y las personas jóvenes que mantienen cerca a sus padres o abuelos reducen los índices de mortalidad infantil y enfermedades.
  • Pertenecer a un circulo social
    Escoge la tribu adecuada. La gente que rodea tu vida  tiene un poder increíble de influenciar tu destino. Rodéate de personas positivas, con ganas de vivir,  de personas con hábitos saludables en todos los sentidos: espirituales, psicológicos y físicos,  el optimismo se contagia.

Así pues, para evitar el envejecimiento lo primero es poner en práctica estas nueve claves.

EL VÍDEO /OTRA TESIS COMPLETAMENTE DISTINTA

¿Qué es lo que permite a algunas personas llegar hasta los 90 años o incluso acercarse al siglo de vida?

Pues según un estudio realizado a lo largo de los últimos 15 años por un grupo de científicos estadounidenses, la inesperada respuesta es casi justo lo contrario de lo que decimos arriba: tener sobrepeso a los 70, y beber alcohol y café (en dosis moderadas, claro).

Más de 1.600 personas han participado en el proyecto The 90+ Study, lanzado por Investigadores del Instituto Irvine para Deterioros de la Memoria y Trastornos Neurológicos de la Universidad de California, que tiene como fin buscar las causas de la longevidad en las personas que viven más de 90 años.

Los participantes eran visitados cada seis meses por investigadores que los sometían a pruebas neurológicas, neuropsicológicas, cognitivas y físicas.

Asimismo, los científicos reunían información sobre su dieta, actividades diarias, historial médico y medicamentos.

El análisis de los datos reveló que los que bebían cantidades moderadas de café y alcohol vivían más tiempo que los que se abstenían y que aquello participantes que tenían sobrepeso a los 70 años vivían más que las personas con peso normal o bajo.

El estudio no ha terminado y sus autores están buscando nuevos participantes que tengan al menos 90 años de edad.

«Debido a que se sabe poco acerca de las personas que logran esta marca, el notable aumento en el número de los más mayores presenta una prioridad de salud pública para promover la calidad y la cantidad de vida».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído