Respuesta a la polémica de la criopreservación de cuerpos humanos

Javier Cabo: “Un cuerpo congelado solo sirve de decoración”

Ante la polémica desatada por la primera empresa española que ofrece la posibilidad de criopreservar cuerpos humanos, el doctor Javier Cabo, director científico de la Fundación Vidaplus y presidente de QALY, deja claro que una vez muertos no se puede hacer nada por nosotros.

En una entrevista de Natalia Vaquero en el Diario Información, el doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad Autónoma de Madrid, señala que

Espero que a nadie le hayan vendido la promesa de que la criogenización es el paso previo a una futura resurrección.

De hecho, Cabo, quien fue pionero al abrir la primera unidad de criopreservación europea para reconstruir con piezas de donantes muchos corazones averiados, rechaza que su trabajo esté encaminado a la inmortalidad.

Trabajo para prolongar la vida. Tenemos tres edades: la legal, la biológica y la mental. Me interesa prolongar la vida biológica que marca tu devenir a través de los telómeros.

Sobre figuras populares como José Luis Cordeiro que sí prometen «la muerte de la muerte» explica que

Aprecio a Cordeiro, a quien siento decirle que él, como todo el mundo, también se va a morir. Además, yo no creo en la resurrección y solo apuesto por la longevidad con calidad de vida que se consigue con una dieta sana, ejercicio físico y hábitos saludables.

El doctor Cabo maneja como objetivo en torno a estas cuestiones el desmontar la

Ficción que envuelve a este tema de la criopreservación manejado por unos frikis sin ningún nivel científico. Queremos también abrir líneas de debate sobre la situación legal y jurídica de estos cadáveres congelados y promover una forma seria de trabajar en este asunto.

Para ello, Javier Cabo y la Fundación Vidaplus están ultimando la organización del II Congreso de Criopreservación y Longevidad que tendrá lugar en Madrid este año.
Lea aquí la entrevista completa.

 

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído