La nueva era de los trasplantes

Una impresora 3D para corazones nuevos

Es un paso más en el camino hacia una medicina de trasplantes de órganos que no dependan del número de donantes ni del riesgo de rechazado. Investigadores de la Universidad de Tel Aviv han construido un corazón vivo que palpita utilizando tejido humano y una impresora 3D.

Estos avances son la materialización de lo que expertos como el doctor Javier Cabo, presidente de QALY y director científico de la Fundación Vidaplus, llevan años destacando como la estrategia a seguir.

Los investigadores han presentado en rueda de prensa este corazón inerte del tamaño de una cereza inmerso en un líquido.

Es la primera vez que se imprime un corazón integralmente con sus células y sus vasos sanguíneos. Es la primera vez que se utiliza materia y células provenientes del paciente.

Ahora mismo, el producto resultante, un corazón de unos tres centímetros, equivalente al tamaño de una rata o un conejo, «todavía es muy básico», señala el profesor, para quién «el próximo paso es madurar este corazón de modo que pueda bombear».

Por el momento, las células se pueden contraer, pero el corazón completo no bombea. Necesitamos desarrollarlo más.

El próximo reto es madurar estas células y ayudarlas a que se comuniquen entre ellas, de forma que se contraigan juntas. Hay que enseñar a las células a comportarse adecuadamente. Y después tendremos otro reto, lograr desarrollar un corazón más grande, con más células. Tenemos que descubrir cómo crear suficientes células para producir un corazón humano.


Lea la noticia completa en El Mundo

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído