Los médicos tendrán la última palabra en el aborto de las menores que aleguen miedo a los padres

Los médicos acreditados para interrumpir embarazos serán quienes tengan la última palabra a la hora de autorizar o no el aborto de las chicas de 16 y 17 años que acudan a su consulta sin la compañía o el consentimiento de sus padres o tutores por sentir miedo hacia ellos, según explicó este martes la ministra de Sanidad y Política Social, Trinidad Jiménez.

La ministra declaró en rueda de prensa que según el desarrollo reglamentario de la llamada ley del aborto, si una menor acude al médico sola y sin autorización, alegando que si comunica su decisión a sus padres puede provocar un episodio de violencia en el entorno familiar o sufrir coacciones para que cambie de opinión, el facultativo «podrá» pedir un informe psicológico o social para comprobar si los miedos de la chica están o no justificados.

La titular de Sanidad aclaró en este sentido que el médico «podrá» pedir informes sociales o psicológicos si lo considera oportuno tras escuchar a la menor, lo que no significa que deba hacerlo.

Por otra parte, Jiménez señaló que las chicas de 16 y 17 años que acudan a las clínicas acreditadas para practicar abortos sin la compañía de sus padres o tutores deberán hacerlo, tal y como marca la ley, con una «carta o un escrito» firmado por ellos.

Este procedimiento, subrayó, es una práctica admitida por el derecho para acreditar cualquier consentimiento, por lo que no se trata de una forma nueva para estos casos.

La norma que desarrollará el aspecto del consentimiento paterno del aborto de las chicas de 16 y 17 años está ahora en fase de alegaciones y deberá quedar finalizada antes del próximo 5 de julio, cuando entrará en vigor la Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo, recordó la titular de Sanidad en una rueda de prensa ofrecida hoy en Madrid para informar sobre los resultados del barómetro sanitario 2009.

«LAS COSAS EN SU LUGAR»

En este mismo encuentro, la ministra manifestó su «rechazo» a las informaciones de algunos medios que hablaban de «agentes de Sanidad» en los colegios para informar sobre la ley del aborto. Estas informaciones, dijo, «son un error de inicio», por lo que hay que «poner las cosas en su lugar».

«Nadie va a ir a explicar la ley» a los colegios, donde ya se informa desde hace 25 años a los jóvenes de las medidas que deben adoptar para prevenir embarazos no deseados, aseguró la también titular de Política Social.

Dijo sobre este aspecto que la propuesta del Gobierno es formar a los enfermeros para que sean ellos los que ofrezcan información a los más jóvenes sobre salud reproductiva.

Por último, la ministra confió en que los médicos no vayan a la huelga en protesta por su bajada de sueldo antes de conocer el alcance concreto de esta disminución, si bien afirmó que están en su derecho de hacer paros si así lo estiman oportuno.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído