Los científicos clonan una ternera con genes humanos

La tierna vaca argentina que da leche humana, apta para bebés

La leche de vaca normal casi no contiene lisozima

Científicos de la Universidad Agrícola de China han conseguido introducir genes humanos en embriones de unas vacas lecheras para crear un rebaño capaz de dar leche como madres humanas

Se llama «Rosita ISA», es una ternera y ha sido modificada genéticamente para que produzca leche muy similar a la humana.

El animal clonado, el primero del mundo con esta capacidad, según los científicos argentinos responsables de su nacimiento, producirá leche maternizada cuando cumpla unos diez meses y pueda ser ordeñada.

Los investigadores creen la creación de rebaños de vacas similares puede ser una solución para las mujeres que, por diferentes causas, no pueden amamantar a sus hijos.

«Rosita ISA», de raza bovina Jersey, nació el pasado 6 de abril por cesárea debido a su excesivo peso -45 kilos, más del doble de lo habitual para un animal de su raza-, en un campo del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA).

Producirá cuando sea adulta «una leche similar a la humana», según afirmó la propia presidenta de Argentina, Cristina Fernández, en la presentación del animal hace unos días.

«La ternera es el resultado de una clonación con dos genes humanos que codifican proteínas presentes en la leche humana y de gran importancia para la nutrición de los lactantes».

«Esas proteínas son la lactoferrina y la lisozima humanas, que tienen funciones antibacterianas, ayudan a los niños a nutrirse de hierro y además proveen de agentes de inmunidad contra enfermedades».

La leche de vaca normal casi no contiene lisozima y la actividad de la lactoferrina es específica de cada especie.

Los genes humanos se incluyeron en un solo sitio del genoma bovino, pudiendo expresarse así ambas proteínas solo en la glándula mamaria durante la lactancia.

Vacas chinas

Argentina entró en el club de la clonación destinada a crear vacas transgénicas con fines medicinales en agosto de 2002, cuando nació «Pampa», con la que expertos del laboratorio local Bio Sidus pretendían obtener leche bovina con la proteína de crecimiento humano hGH.

Las descendientes de «Pampa», considerada como la primera ternera clonada en América Latina, producen leche de la que se extrae esa proteína para producir a menor coste las medicinas para niños con deficiencias de crecimiento.

Argentina no es el único país interesado en tener una vaca que dé leche humana. Científicos de la Universidad Agrícola de China han conseguido introducir genes humanos en embriones de unas vacas lecheras para crear un rebaño capaz de dar leche como madres humanas.

 

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído