Dos de cada tres niños de países pobres no son amamantados por sus madres

Un 36% de los niños menores de seis meses en los países en desarrollo son amamantados de forma exclusiva con leche materna, con lo que dos de cada tres carecen de este tipo de alimentación.

En estos países se dan estas cifras a pesar de la relación directa existente entre la lactancia materna y la reducción de las tasas de mortalidad entre los niños menores de cinco años, según datos del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

La agencia de la ONU ha dado a conocer estos datos con motivo de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, que se ha celebrado desde el pasado lunes para difundir los beneficios del amamantamiento para los bebés más allá de las clínicas y las salas de parto.

Unicef señala que la evidencia científica ha demostrado que la lactancia materna podría ayudar a reducir un 13% las muertes de niños menores de cinco años si los menores recibieran leche materna de forma exclusiva en los primeros seis meses y siguieran siendo amamantados hasta que cumplieran el año.

Según la doctora María del Carmen Casanovas, experta de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el amamantamiento va más allá de la nutrición. «La leche materna es además un líquido orgánico. Una mamá ha crecido en un ambiente y ella ha ido creando defensas contra todo lo que le rodea. Cuando le da de mamar al bebé le está proporcionando defensas contra todos los organismos a los que ella ha estado expuesta», indicó.

La Semana Mundial de la Lactancia Materna se ha celebrado en más de 120 países. Según la Alianza Mundial pro Lactancia Materna, coordinadora de los eventos, la lactancia natural es el mejor modo de proporcionar al recién nacido los nutrientes que necesita.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído