Pablo Iglesias: "El ministro Gallardón convertirá nuestro país en una teocracia"

Alfonso Rojo: «Hay que estar despistado, para describir a Gallardón como clerical o meapilas»

Paco Marhuenda: "No teneis ni idea, porque Mariano Rajoy no se lleva bien con Rouco"

Alfonso Rojo: "Hay que estar despistado, para describir a Gallardón como clerical o meapilas"
Pablo Iglesias y Alfonso Rojo. PD

Gallardon ha ganado elecciones con cuatro mayorias absolutas consecutivas y no van a ser los del PSOE los que le votan

En el debate sabatino de ‘La Sexta Noche’ no salen ni de casualidad las facturas falsas de la UGT o las convenciones sindicales con langostinos, pero no hay fin de semana que programen como tema el aborto y la contovertida ley impulsada por Alberto Ruiz Gallardón.

Este 25 de enero de 2014, aunque más desvaodo que en otras ocasiones, Pablo Iglesias -el profesor de la coleta- se erigió en defensor de los derechos de las mujeres y chocó casi de frente con Francisco Marhuenda, quien siguió su incansable defensa del Gobierno.

Por el medio estuvo Eduardo Inda, en una posición inusualmente difusa.

El progre Iglesias, entró a saco:

«Lo que ha hecho Gallardón con la ley del aborto es un ejemplo de cobardía y de cinismo. De cobardía porque se ha puesto al servicio de un lobby de obispos y cinismo porque a Gallardón esto le da igual. Si ahora tiene que ir de ultra para satisfacer a la Conferencia Episcopal lo va a hacer».

Francisco Marhuenda no cedió un palmo de terreno y siguió fiel a su línea.

El director de ‘La Razón’ comentó sarcástico que el Gobierno no está haciendo caso a los obispos la hora de articular la ley del aborto porque, según el periodista, «Rajoy y Rouco no se llevan bien».

Marhuenda aseguró que no hay división en el Partido Popular y defiende este argumento asegurando que los versos sueltos de Génova mandan lo mismo que él: «Nada«.

Alfonso Rojo intervino al final y en lugar de entrar en el dbate sobre el aborto o la ley, puso el acento en el minitro de Justicia:

«Decir que Alberto Ruiz Gallardón no gusta al PP, como ha dicho Nativel Preciado, es ingnorar la realidad: Ha ganado elecciones con cuatro mayorias absolutas consecutivas y no van a ser los del PSOE los que le votan».

«Decir que es clerical, como afirma Pablo Iglesias, implica un despiste notable; Gallardón no es precisamente un meapilas».

«Decir que está mas quemado que la cafetera del Virginiano, como ha insinuado Carmelo Encinas, es no conocer al personaje; pasada la tormenta, se recuperará y volverá al primer plano».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído