Investigadores identifican un mecanismo que podría explicar por qué las mujeres son más propensas a la depresión

Investigadores identifican un mecanismo que podría explicar por qué las mujeres son más propensas a la depresión
Tristeza, ansiedad y depresión. PD

La inflamación induce la anhedonia, una afección en la que las personas pierden interés y placer en las actividades de las que solían disfrutar, en las mujeres, pero no en los hombres, según ha demostrado un nuevo estudio publicado en la revista ‘ Biological Psychiatry: Cognitive Neuroscience and Neuroimaging’.

La reducción de la actividad en el centro de recompensa del cerebro es la clave de la anhedonia. Las mujeres son dos o tres veces más propensas a ser diagnosticadas con depresión, y los nuevos hallazgos señalan una diferencia clave entre hombres y mujeres que podría contribuir a los índices sesgados del trastorno.

«Nuestro estudio es el primero en mostrar que hay diferencias de sexo en la sensibilidad neural a recompensar en respuesta a la inflamación, lo que tiene implicaciones importantes. Esto puede sugerir una razón por la que las mujeres experimentan la depresión a un ritmo mucho mayor que los hombres, particularmente por los tipos de depresión que pueden ser inflamatorias por naturaleza», explica la autora principal, Naomi Eisenberger, de la Universidad de California en Los Angeles (Estados Unidos).

En el estudio, hombres y mujeres sanos recibieron una sustancia para aumentar la inflamación. Eisenberger y sus colegas midieron la actividad en la región de recompensa del cerebro, el estrato ventral, mientras que los participantes jugaron a un juego para recibir una recompensa monetaria. Las mujeres con mayores respuestas inflamatorias mostraron menos respuesta cerebral en anticipación de recompensas potenciales, pero la relación no estaba presente en los hombres.

«Esto sugiere que las mujeres con trastornos inflamatorios crónicos pueden ser particularmente vulnerables a desarrollar depresión a través de la disminución de la sensibilidad a la recompensa. Los médicos que tratan a pacientes femeninas con trastornos inflamatorios deberían prestar mucha atención a estos pacientes por la posible aparición de síntomas depresivos», comenta la primera autora, Mona Moieni, investigadora postdoctoral en el laboratorio de Eisenberger.

Autor

José Pablo González

Licenciado en periodismo en 2010. Canterano del diario ABC, actualmente es redactor de política, portadista y responsable del área audiovisual de Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido