DHA en la leche de fórmula ¿qué es y para qué sirve?

DHA en la leche de fórmula ¿qué es y para qué sirve?

DHA es la abreviatura con la que se conoce a un ácido graso poliinsaturado perteneciente a la serie Omega-3. Se obtiene directamente de algas, de pescado y de la leche materna. Fundamental en la dieta de los bebés, la mejor forma de que los recién nacidos reciban las necesarias cantidades de DHA es mediante la lactancia. Si ésta no fuera posible, o resultara insuficiente, y bajo supervisión del pediatra, la alternativa es darle leche de fórmula, siempre teniendo en cuenta la edad del bebé.

Por qué es importante incluir DHA en la dieta del bebé

El DHA es básico en el desarrollo físico e intelectual del niño, especialmente en su primer año de vida. Son diversos los estudios científicos que avalan la positiva influencia de los ácidos grasos Omega-3 de los alimentos en el crecimiento del niño, que deben incluir proporciones similares a las de la leche materna.

Una alimentación baja en DHA puede provocar problemas en el desarrollo neurológico de los pequeños, pudiendo afectar a su capacidad de aprendizaje y de memorización. Igualmente se relaciona una dieta pobre en ácidos grasos Omega-3 con la aparición de patologías como el Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH). Pruebas médicas han constatado que los suplementos de DHA pueden mejorar los síntomas de esta cada vez más generalizada afección infantil en periodos inferiores a los 6 meses.

Por último, y no menos importante, el DHA cumple un papel muy importante en el desarrollo visual del niño ya que se encuentra en la retina en gran proporción. Recuerda que el desarrollo visual es continuo hasta aproximadamente los 5-6 años.

Cantidad de DHA recomendada para madres y bebés

La ingesta de ácidos grasos Omega-3 son importantes para el propio niño y para la madre, y especialmente en el caso de que esté dándole el pecho, ya que es a través suyo por donde se alimentará la criatura.

Tampoco debe olvidarse que la necesidad de DHA no comienza tras el nacimiento del bebé, sino en el mismo periodo de gestación, cuando la alimentación pasa al feto a través de la placenta.

Especialmente desde el primer día del embarazo la madre debe preocuparse de seguir una dieta adecuada a sus necesidades y a las del bebé. Según la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), en personas adultas la ingesta recomendada por día de ácidos grasos Omega-3 (EPA + DHA) es de unos 250 gramos (basado en consideraciones de riesgo cardiovascular), a los que hay que sumar otros 100-200 mg al día de DHA en mujeres en estado y en periodo de lactancia.

Algunos de los alimentos que contienen estos nutrientes son:

  • Pescados grasos: atún rojo, salmón, caballa, sardinas, arenques, etc.
  • Frutos secos: especialmente las nueces, y además son ricas en calcio, fósforo, potasio, y magnesio.
  • Semillas de chía.
  • Aceites: de lino y de soja, especialmente.

La EFSA, Autoridad Europea de Seguridad de Alimentos, y la ANSES, Agencia Francesa de Seguridad de Alimentos, recomiendan que los niños, en las primeras etapas de sus vidas, ingieran entre 70 y 100 mg de DHA al día. Sin embargo, puede ser difícil llegar a estas recomendaciones porque muchos de los alimentos mencionados anteriormente no suelen formar parte de su dieta diaria, tales como el salmón, la caballa o los frutos secos.

Cantidad de DHA en la leche de fórmula

La leche de continuación, contienen 0,3% de DHA, suficiente para el perfecto desarrollo físico, intelectual y visual del niño, aportando además hierro, zinc, calcio, y vitaminas C y D, muy beneficioso para el fortalecimiento del sistema inmunológico.

Las marcas de leche en fórmula presentes en el mercado contienen DHA que contribuye al desarrollo visual normal de los niños hasta los doce meses de edad, con una ingesta al día de 100 miligramos de DHA, además de aportar todos los nutrientes que el bebé necesita entre los seis y los doce meses; entre ellas está Enfamil Premium Complete 2 que aporta un nivel del 0,3 % de DHA (Omega 3), algo que contribuye al desarrollo visual del niño hasta los doce meses de edad, con una ingesta al día de 100 miligramos de DHA, además de aportar todos los nutrientes que el bebé necesita entre los seis y los doce meses.

Recuerda que ante cualquier duda que albergues sobre la alimentación de tu bebé debes consultar con tu pediatra.

Aviso importante: la lactancia materna proporciona la mejor nutrición a los bebés. El pediatra es el que mejor te puede asesorar sobre el cuidado y la alimentación de tu hijo, y sobre los alimentos que debes añadir a la dieta conforme va creciendo.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído