SerGordo.com / Diario de una reducción de estómago

«A Dios pongo por testigo, juro que jamás volveré a… pesar 100 kilos»

Mediante la técnica de laparoscopia, me han reducido con éxito un 70% el estómago derivando parte del intestino delgado

"A Dios pongo por testigo, juro que jamás volveré a... pesar 100 kilos"

Ahora realmente se han acabado las vacaciones y empieza el trabajo del new deal in my life. Estoy ilusionada y temerosa por el gran reto que debo afrontar

La operacion ya se ha efectuado: impresionante la actuación de los médicos. Mi agradecimiento al equipo medico del Dr. Torres por su altísima cualificaron técnica y pericia (cerca de 4 horas) y su humanidad, así como al personal de la UVI del hospital Monte Príncipe (Madrid).

Hoy la cirugía moderna a través de la técnica de laparoscopia es como ciencia ficción. Te reducen el estomago al 30% y te derivan una parte del intestino delgado –y ello con la complejidad del lupus que padezco– y no tienes ni siquiera una herida bien visible, te levantas y casi no sientes la anestesia; en fin, como la película Minority Report.

Bueno, ahora realmente se han acabado las vacaciones y empieza el trabajo del new deal in my life. Estoy ilusionada y temerosa por el gran reto que debo afrontar.

Llevo sin ingerir sustancia alguna, salvo suero, desde el viernes hasta el lunes, por lo que estimo que habré de sumar algún kilo mas a los seis ya perdidos con los batidos proteícos.

Primera consecuencia medica: mi tensión con una pastilla de por medio era normalmente de 14-8.9 ahora es de 11-7. mpresionante, ¿no?

Lo recalco porque esta operacion, como decían ya algunos comentaristas, tiene efectos benignos inmediatos en la salud por la rápida perdida de peso.

Como no puede ser menos, pues de bien nacida es ser agradecida.  Mil gracias a todos los amigos que han estado pendientes de mi y especialmente a mi familia y a los Rojo, por su dedicación.

Bueno supongo que hoy me harán algún contraste y verán que todo funciona por dentro.

Y mañana el alta.

La vida tiene un nuevo amanecer en cuanto que mi báscula no volverá a ver sobrepasar los 100 kilos.

Mis compañeros de fatigas saben de lo que hablo y los demás se lo podrán imaginar.

Yo como Scarlett O’Hara en Lo que el viento se llevó:

«A Dios pongo por testigo, juro que jamás volveré a…»

Buenos días y buena suerte

Autor

Concha Páez

Licenciada en derecho por la Universidad de Granada (1977-82).

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído