SerGordo / Diario de una reducción de estómago

De balnearios para dejarme mimar y no obsesionarme con la comida

Me alimento cinco veces al día, pero como un pajarillo; en los restaurantes no pido plato pues me basta picotear en los de los amigos

Hacer un nuevo estómago no es cosa sencilla y hay que aprender de nuevo a masticar

He empezado a masticar proteínas. Estoy en el segundo mes después de la operación. No es fácil la ingesta de alimentos mediante la masticación después de haber estado un mes tomando solo purés, y muy suaves (no puedo comer carne ni verduras ni ensalada, salvo aquellas en puré).

Es curioso pues no puedo comer carne, aunque sí pescado a la plancha o cocido y huevos. Tampoco frutas, si no es en potito. E imposible ensalada.

Ya ven que hacer un nuevo estómago no es cosa sencilla.

El proceso de masticación hay que hacerlo muy lentamente, pues si no devuelves todo. Me alimento cinco veces al día, pero como un pajarillo.

Estoy feliz de ir a un restaurante con algunos amigos y que no pidan plato para mí, ya que de lo que ellos comen, yo pico algo.

En fin, en mi caso sí es mejor invitarme a comer que comprarme un traje; salgo realmente barata.

Me río mucho al ver lo poquísimo que como y sentirme plenamente satisfecha con ello.

DE BALNEARIO Y AGUAS TERMALES

Inicié mis vacaciones el lunes día 2 de agosto, si bien he seguido trabajando a través del ordenador y los medios informáticos que te permiten recibir y contestar tu correo electrónico como si estuvieras en el despacho.

Me trasladé al asturiano balneario Las Caldas, a 8 kilómetros de Oviedo, con la idea de descansar, que me dieran la comida que podía ingerir y hacer la terapia de aguas (hoy se conoce como spa) y algún tratamiento para la piel y el relax.

Ciertamente lo he conseguido, aunque haya sido alterado por el trabajo. El uso de los balnearios era muy apreciado por nuestros padres y abuelos, y la generalidad de los españoles solían decir «vamos a tomar las aguas al balneario tal» como una parte de las vacaciones.

Son lugares especialmente tranquilos, con un personal amabilísimo, dedicados a la obtención de descanso de los clientes y a llevar una vida sana.

Nunca había estado durante cinco días, nunca me había hecho tantos tratamientos y no conocía los balnearios del norte, sólo los del sur de España. Y de verdad que este de Las Caldas es absolutamente recomendable, pues está nuevo completamente, con unas instalaciones modernísimas y un personal encantador y muy profesional.

Puede ser un inicio de vacaciones sensacional y por cinco días, no especialmente caro. Ademas cuenta con el atractivo añadido de la ubicación, entre las montañas asturianas, al lado de Oviedo, una ciudad espléndida, maravillosamente cuidada, bonita, con actividades culturales al alcance de cualquiera y un casco histórico espléndido, amén de la simpatía, amabilidad y educación de los asturianos que te hacen la vida muy agradable; es decir, lo que yo necesito en estos momentos de mi dieta, donde tienes que extremar la atención para cada cosa que ingieres por si te sienta bien o mal.

Estás todo el día un poco obsesionada con la comida y lo que te sienta bien o mal. Así es el proceso.

Por cierto, hace casi una semana que no me peso, pero estoy segura de que habré perdido algún kilo más.

ANTOLOGÍA DE LA ZARZUELA

Ayer estuve en el teatro Campoamor, el de la entrega de los premios Principe de Asturias, viendo una antología de la zarzuela, protagonizada por cantantes de opera y con gaiteros y el Gran Hevia, conducida por D. Arturo Fernández, el cual no ha necesitado hacerse un bypass para estar delgadísimo.

La perfomance fue espléndida y yo sentí que a mi alrededor estaban sentados Dña Ana de Ozores baja la mirada inquisitiva del Magistral, en una «vetusta» estival.

Buenos días y buena suerte.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Concha Páez

Licenciada en derecho por la Universidad de Granada (1977-82).

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído