Los médicos tendrán que recetar por principio activo desde mañana

Los médicos que trabajan en el Sistema Nacional de Salud (SNS) tendrán que poner desde mañana, 1 de noviembre, en la receta de los pacientes el nombre del principio activo del medicamento que le han prescrito y no su marca, como sí podían hacer hasta ahora, para que sea el farmacéutico quien dispense el fármaco más barato con ese principio activo.

De esta forma, el facultativo deberá prescribir, por ejemplo, paracetamol y no Gelocatil, y el boticario dar al paciente el paracetamol del laboratorio que lo comercialice a un precio menor o, el Gelocatil, si es más barato o cuesta igual que su principio activo, es decir, el paracetamol del laboratorio que lo venda a menor precio.

No obstante, el médico podrá prescribir detallando la marca comercial siempre y cuando el medicamento prescrito esté a precio menor, «lo que podría suponer un beneficio para la continuidad del tratamiento por parte del paciente», indica el Ministerio de Sanidad.

El cambio en la forma de prescribir se debe a la entrada en vigor de parte de un decreto aprobado por el Gobierno el pasado mes de agosto para reducir la factura farmacéutica de la sanidad pública, que contiene, entre otras medidas, la de la generalización de la prescripción por principio activo en el SNS.

Establece, concretamente, que «la prescripción, indicación o autorización de dispensación de los medicamentos se realizará por principio activo, en la receta médica oficial u orden de dispensación, del Sistema Nacional de Salud».

El principio activo, recuerda Sanidad, es la sustancia que hace que un medicamento tenga sus efectos terapéuticos (el paracetamol, siguiendo con el mismo ejemplo), al margen del nombre comercial que pueda llevar (Gelocatil).

Con la prescripción por principio activo, asegura el departamento que dirige Leire Pajín, «se garantiza, igual que hasta ahora, la seguridad, la calidad y la eficacia de todos los medicamentos».

Además, explica el Ministerio, si existe «una necesidad terapéutica justificada», el médico siempre podrá prescribir al paciente el medicamento que considere más apropiado.

NO CONVENCE AL SECTOR

El decreto no convence a farmacéuticos ni a la industria del medicamento, que tras el anuncio de la medida por parte del Gobierno la consideró «inadmisible». Los médicos también reconocen que el decreto puede complicar la vida de algunos pacientes.

Farmaindustria sostiene que para que los medicamentos de marca puedan competir con los genéricos, han tenido que alinearse con el menor precio, lo que los convertirá, dice, en «un activo igual que el genérico en favor del ahorro».

El presidente de la Organización Médica Colegial, (OMC), Juan José Rodríguez Sendín, por su parte, dijo que «cualquier medida en el sector sanitario es controvertida». El decreto, en su opinión, es «globalmente positivo dada la situación que atraviesa nuestro país», pero agregó que habría que tener cuidado con los pacientes crónicos y polimedicados, porque «no es razonable que la apariencia de las pastillas confunda a los pacientes. No es un problema del decreto, sino de quien tiene que tomar la decisión para que esto no ocurra».

Finalmente, los boticarios se quejan de que se apliquen medidas de recorte al sector del medicamento dispensado en farmacias «por tercera vez en un año» y no se busquen soluciones para reducir también el gasto de otras partidas sanitarias.

Con estas medidas y todas las demás incluidas en el decreto, el Gobierno prevé un ahorro anual de 2.400 millones de euros, según afirmó en su día la titular de Sanidad, Política Social e Igualdad, Leire Pajín.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído