El dolor de espalda es el motivo de consulta más frecuente en la Atención Primaria

El motivo de consulta más frecuente en la Atención Primaria es el dolor de espalda, por detrás de los procesos respiratorios agudos, según han informado expertos asistentes al 33º Congreso Nacional de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), que se celebra en Oviedo desde este martes hasta el sábado. El 80 por ciento de la población padece o padecerá dolor de espalda a lo largo de su vida.

Durante la mesa ‘Evolución natural del dolor de espalda’, Francisco Abal, médico de atención primaria, ha denunciado que la actitud desde atención primaria ante el dolor de espalda es «muy diversa» y que, en la mayor parte de los casos, está «poco fundamentada». «Los médicos de AP somos los especialistas que más dolores de espalda recibimos en consulta, por lo tanto, es fundamental que conozcamos y nos formemos bien sobre esta patología», ha considerado.

No obstante, ha aclarado que «la gran mayoría de los dolores de espalda son inespecíficos» pero que hay que centrarse en aquellos pacientes con «signos de alarma».

En referencia a la duración y la intensidad en el dolor de espalda, ha señalado que son variables. «En la consulta nos encontramos dos pacientes que acuden por el mismo motivo: un dolor de espalda. Pero, mientras que un paciente necesita ayuda para caminar, el otro se sube a la camilla con agilidad. Por lo tanto, la severidad y las consecuencias pueden ser muy diversas», ha argumentado.

INTERVENCION NEURORREFLEJOTERAPICA

En este sentido, el experto ha recomendado a los pacientes con dolor de espalda que se mantengan activos y ha desaconsejado el reposo en cama. «Asimismo debemos informarle de aquellas terapias no farmacológicas de las que pueden beneficiarse, según las características y el tiempo de evolución del dolor, como la intervención neurorreflejoterápica o la rehabilitación», ha explicado.

La intervención neurorreflejoterápica consiste en implantar transitoria y superficialmente material quirúrgico sobre ciertas terminaciones nerviosas de la piel, con el fin de bloquear los mecanismos neurales implicados en el mantenimiento del dolor, la inflamación y la contractura muscular. Se realiza de forma ambulatoria y no requiere anestesia. El material quirúrgico permanece implantado hasta 90 días y después se retira.

«La intervención NRT está indicada específicamente en los casos en los que el dolor de cuello o espalda dura más de 14 días (…) salvo en los casos de ‘claudicación neurógena’ por ‘estenosis espinal lumbar’, en los que no está indicada», ha matizado el director del Departamento Científico de la Fundación Kovacs y de la Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda (REIDE), Francisco Kovacs.

La selección de las mejores marcas de termómetros

TERMÓMETROS CLÍNICOS

Aquí encontrarás la oferta actualizada de estos dispositivos de salud

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído