Miles de pacientes en lista de espera podrían beneficiarse de estas investigaciones

El rechazo en los trasplantes de riñón, más cerca de solventarse

Estados Unidos y Reino Unido presentan nuevos métodos para aumentar las posibilidades de éxito en transplantes

El rechazo en los trasplantes de riñón, más cerca de solventarse
Los resultados de estos estudios podrían tener un enorme impacto en los transplantes de órganos en el futuro. EFE

Dos estudios separados llevados a cabo en Estados Unidos y el Reino Unido presentaron nuevas técnicas que mejoran las posibilidades de éxito de un trasplante de riñón.

Los resultados de ambas investigaciones podrían beneficiar a miles de pacientes y reducir las largas listas de espera para obtener un órgano donado.

CEl primer estudio, llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Louisville y el Hospital Northwestern Memorial en Chicago, demuestra que una inyección de células madre al paciente que recibe el trasplante evita la necesidad de tomar fármacos supresores del sistema inmune para no rechazar el órgano.

Las pruebas preliminares llevadas a cabo con un número pequeño de pacientes mostraron resultados exitosos, afirma el estudio publicado en Science Translational Medicine (Science, Medicina Traslacional).

El hallazgo, agregan, podría tener un «enorme impacto» en la ciencia de trasplantes.

Y es que uno de los principales problemas tras el trasplante de un órgano es el riesgo de que el sistema inmune lo reconozca como un invasor foráneo y lo ataque.

Para evitar este rechazo los pacientes necesitan tomar durante el resto de su vida los fármacos supresores del sistema inmune.

El problema es que entre los efectos secundarios de estos medicamentos están el riesgo de desarrollar hipertensión, diabetes e infecciones graves.

En el estudio con ocho pacientes, el órgano para trasplante provenía de un donante vivo, el cual fue sometido al mismo tiempo a una extracción de células madre de la sangre.

El receptor, mientras tanto, fue sometido a radioterapia y quimioterapia para suprimir su sistema inmune.

Y dos días después de que se llevara a cabo el trasplante se le inyectaron las células madre.

La idea es que estas células ayuden a generar un sistema inmune modificado que reconozca al órgano como si fuera propio.

Tal como expresa el doctor Joseph Leventhal, profesor asociado de cirugía de la Universidad Northwestern «los resultados preliminares de este estudio son muy emocionantes y podrían tener un enorme impacto en el trasplante de órganos en el futuro».

La técnica, afirma el científico, podrá eventualmente utilizarse con otros órganos.

LAVADO SANGUÍNEO

La segunda técnica pionera fue llevada a cabo por científicos de la Universidad de Leicester, Inglaterra.

Esta involucra «lavar» el riñón donado con sangre oxigenada (la sangre «limpia» que transportan las arterias) antes de que sea trasplantado.

El procedimiento, que fue probado con 17 pacientes, mejoró la calidad de los órganos e incluso logró que riñones dañados que previamente habrían sido rechazados para trasplante, fueran utilizados con éxito.

Tal como señalan los investigadores, el avance podría reducir más de 10% las listas de espera de órganos.

La técnica, llamada perfusión normotérmica, mejora la función de los riñones dañados, por ejemplo de las personas de edad avanzada o quienes sufren hipertensión y diabetes, los llamados «donantes marginales».

Los expertos creen que, sólo en el Reino Unido, el procedimiento ayudará a añadir unos 500 órganos cada año a lista de espera para trasplante.

«La perfusión normotérmica nos permite reintroducir gradualmente el flujo sanguíneo al riñón donado fuera del cuerpo en forma controlada» explica el profesor Mike Nicholson, quien dirigió el estudio en el Hospital General de Leicester.

«Esto revierte gran parte del daño que causa el almacenamiento en frío del órgano, y nos ofrece una oportunidad única para tratar los riñones con agentes antiinflamatorios u otros fármacos antes de completar el trasplante».

El científico agrega que «a menudo hay una gran renuencia de los profesionales de salud para utilizar riñones de donantes marginales porque no se cuenta con una forma de establecer cuánto daño ha sido causado al órgano y si éste podrá funcionar adecuadamente».

«Como resultado, estos órganos a menudo son desechados como precaución».

«La perfusión normotérmica nos permitirá ahora llevar a cabo un análisis crucial de viabilidad en estos órganos, bombeándoles sangre para confirmar si funcionan adecuadamente para usarlos en el trasplante», agrega el profesor Nicholson.

La investigación fue financiada por la organización británica Kidney Research Uk.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído