El puesto parecía destinado a la portavoz de Política Social en el Congreso

La vacante en el Ministerio de Sanidad que deja Juanma Moreno abre un tira y afloja en el PP

La sustitución de Iñaki Oyarzabal, número dos del PP vasco, ha cambiado las cosas

La vacante en el Ministerio de Sanidad que deja Juanma Moreno abre un tira y afloja en el PP
Soraya Sáenz de Santamaría y Ana Mato. EP

Se busca nuevo secretario de Estado. Razón: Ministerio de Sanidad. La marcha de Juan Manuel Moreno, que cesará formalmente este viernes, ha dejado vacante un puesto a la derecha de Ana Mato para dos aspirantes.

De un lado, Susana Camarero. Del otro, Iñaki Oyarzábal. Y, en medio, Soraya Sáenz de Santamaría, que será en última instancia quien, con el beneplácito de la ministra, incline en las próximas horas la balanza de uno u otro lado. No en vano, ella es quien preside semanalmente la reunión de secretario de Estado y subsecretarios y quien viene decidiendo las segundas espadas del Gobierno.

Explica ‘El Semanal Digital que, a priori, por lógica, el puesto de secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad parecía reservado para Camarero, portavoz de Política Social del PP en el Congreso.

Una mujer que, tras su buen trabajo en la Cámara Baja, en octubre fue recompensada con un puesto en el organigrama de Génova 13. El de secretaria de Formación, dentro de la Vicesecretaría de Estudios y Programas de Esteban González Pons.

Sin embargo, la inminente destitución de Oyarzábal como secretario general del PP vasco ha hecho ganar al también secretario de Derechos y Libertades del PP varias papeletas para el cargo en el Ministerio de Mato.

Toda vez que está prácticamente descartado para ocupar un puesto de salida en la candidatura a las elecciones europeas.

Además de los dos protagonistas, en este tira y afloja hay por medio dos pesos pesados del partido: Alfonso Alonso y Alberto Fabra.

El primero es el principal padrino de Oyarzábal, y no uno cualquiera. No en vano, el portavoz del PP en el Congreso es un hombre de confianza de Sáenz de Santamaría, quien en definitiva parte y reparte.

El presidente de la Comunidad Valenciana quiere, por contra, que el puesto sea para Camarero, diputada por Valencia.

La tierra de Fabra salió bastante mal parada del reparto de cargos del Gobierno que hizo Mariano Rajoy al llegar a La Moncloa.

Entre eso y que el PP necesita hacer guiños a una región que se les escapa en las encuestas, el nombramiento de Camarero puede ser un buen paso.

En las próximas horas habrá desenlace. Y puede que la Secretaría de Estado de Servicios Sociales e Igualdad no sea la única en cambiar de cara.

Si finalmente Íñigo Méndez de Vigo se va a Europa, la Secretaría de Estado para la UE que ahora ocupa también quedará vacante.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído