UN NUEVO FRENTE

Algo no cuadra en la extraña adquisición del Zmapp ‘agotado’

Hace dos semanas no había ni una dosis en todo el mundo para tratar al misionero García Viejo y se suponía que no la iba a haber en mucho tiempo, o eso afirmó el Gobierno

Algo no cuadra en la extraña adquisición del Zmapp 'agotado'
Ana Mato. EP

Con el Zmapp ha ocurrido algo parecido a lo del milagro de los panes y los peces. Hace dos semanas, según el Ministerio de Sanidad el llamado suero milagroso se había agotado en todo el mundo y la farmacéutica tardaría mucho en producir más.

Así que el misionero Manuel García Viejo falleció el 25 de septiembre sin que se le pudiera suministrar el único fármaco que hasta la fecha se está demostrando eficaz (ha salvado cinco vidas) contra el ébola.

Sin embargo, este viernes Sanidad anunció a bombo y platillo que Teresa Romero iba a ser tratada a partir de ahora con Zmapp procedente de Bélgica después de que no respondiera satisfactoriamente a los tratamientos anteriores. Lo primero que sorprende es la procedencia, teniendo en cuenta que Mapp Biopharmaceutical, la farmacéutica que fabrica este cóctel de anticuerpos es estadounidense.

Hay algo más que no encaja. Teniendo en cuenta no sólo la prisa con la que esta vez Sanidad ha conseguido un fármaco supuestamente agotado hace medio mes; sino también la noticia que desveló El Semanal Digital el martes: que Noruega aseguró el lunes haberse hecho con la última dosis de Zmapp para tratar a una compatriota que el Gobierno escandinavo ha repatriado desde Sierra Leona.

Lo más curioso es que horas después de la publicación de esa información dos portavoces autorizados del Ministerio de Sanidad señalaron a este periódico tajantes que la propia OMS reconoció hace dos semanas que el Zmapp estaba agotado en todo el mundo y que si ahora lo había para los noruegos era otro tema.

Las mismas fuentes subrayaron, además, que en el caso del misionero García Viejo «desde España se hicieron todas las gestiones, como es lógico» para conseguir la medicina. No obstante, se negaron a aclarar el procedimiento seguido para solicitarla: si el Ministerio contactó directamente con la farmacéutica estadounidense o lo hizo a través de algún intermediario, fuera un organismo internacional como la propia OMS o no.

Es más. En un primer momento desde Sanidad explicaron que hicieron la solicitud «directamente» con el laboratorio y después se retractaron y matizaron que pudo ser así o a través de «terceros», pero que no obstante no podían dar más información al respecto. «Son fármacos experimentales que no se comercializan y no se puede tratar este tema a la ligera», zanjaron.

Ahora resulta que hay Zmapp para Teresa Romero, y sólo horas después de que el portavoz de Sanidad del PP en el Congreso, Rubén Moreno, desmintiera en El Cascabel de 13TV que hubiera fármaco. Ni para Noruega ni para España.

SIGA LEYENDO EN EL SEMANAL DIGITAL

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído